Observatorio Educativo de Venezuela

Monitoreando el cumplimiento del Derecho a la Educación en Venezuela

Archivar en la categoría “Construcción de consensos”

Prioridades invertidas


Entre el martes 25 de agosto y el viernes 4 de septiembre se elaboraron y aprobaron 6 resoluciones ministeriales que fueron finalmente publicadas en la Gaceta Oficial 40.739 de ese viernes 4. Tal como se aprecia en la siguiente captura de pantalla, 3 de ellas están relacionadas con los preparativos para el inicio del año escolar y otras dos con el servicio de alimentación que se ofrece en las escuelas y que debe estar disponible desde el primer día de clases.

Las resoluciones relacionadas con los preparativos para el inicio del año escolar, son las relativas al uniforme y a los útiles, sobre las que no haremos mayor referencia en esta entrega, más allá de resaltar que para la fecha de la publicación, resultan bastante extemporáneas, porque la mayoría de las familias tienen las listas de útiles y las características de los uniformes desde el final del año escolar pasado y dedicaron parte del mes de agosto a buscar recursos y a comprar uniformes y útiles; y la resolución sobre las efemérides en el calendario escolar, que será el objeto de esta publicación.

Como resaltamos en el post anterior, arrancamos septiembre sin calendario oficial. En su lugar, y de manera extemporánea, el MPPE promulga una resolución con las “Normas sobre Efemérides en el Calendario Escolar“. Se trata del Decreto Ministerial 077 del 25 de agosto, que como ya se mencionó, fue publicado el pasado viernes. Decimos que es extemporáneo por las mismas razones que explicamos en el post anterior, aunque, en este caso, se haya publicado los primeros días de septiembre, en lugar de en el mes de enero, como se hizo el año escolar pasado.

Obviamente, que como norma, contiene una parte de las pautas que el MPPE incluye en el calendario que elabora anualmente para la gestión del año escolar, pero no es suficiente para que se pueda considerar que ya tenemos calendario.

¿Cuál es el propósito y qué contiene esta resolución?

De los artículos 1 y 3 del texto, se desprende que tiene como propósito “regular las efemérides como componente del Calendario Escolar” (artículo 1), normando la organización de las actividades asociadas a su conmemoración, lo que implica definir las características de dichas actividades y fijar las fechas a celebrar o conmemorar (artículo 3)

En la selección de las efemérides,  de acuerdo a lo establecido en el artículo 2, se incluyen acontecimientos locales, regionales, nacionales o internacionales, de carácter histórico, cultural, científico, político, económico o educativo. Y, según el artículo 1, se trata de aquellos que “constituyen elementos indispensables para promover el desarrollo de la identidad nacional”.

En cuanto a su función educativa, la promoción de la “identidad nacional” mencionada en el primer artículo, se “desarrolla-complementa”, con “el desarrollo de la venezolanidad, el reconocimiento de las culturas del mundo” y la “formación en valores y actitudes de identidad y arraigo, solidaridad, respeto y tolerancia a la diversidad”. (Artículo 3 numeral 4)

Palabras más, palabras menos, y un poco enredada, como la mayoría de las resoluciones ministeriales de los últimos tiempos, en las que la claridad no es su mayor virtud, la resolución convierte a las “efemérides” seleccionadas, en elementos clave para la formación ciudadana, una especie de desarrollo curricular paralelo a los programas de estudio.

De esta manera, las efemérides, como contenido, no son incorporadas al proceso de enseñanza como el producto de una reforma curricular consultada y debatida con el país, ni tampoco como parte de la planificación que cada escuela y cada docente hace, en respuesta a las características y necesidades específicas de sus estudiantes. Son seleccionadas por el MPPE y “elevadas a rango de contenido clave”, para ser aplicadas en todas las organizaciones de Educación Básica, a través de una resolución y no podrán ser modificadas, sino por el ministerio en un acto jurídico de rango igual o superior. (artículos 4 y 5)

Pero ¿qué significa, específicamente normar la organización de las actividades asociadas a su conmemoración y definir las características de dichas actividades, es decir, como se desarrolla lo dicho en el el artículo 3, de acuerdo al resto del texto de la resolución?

En los artículos 8 y 9 se enuncia una “estrategia” de tres partes, pero se aclara que el MPPE producirá una “ficha pedagógica” que orientará las actividades a realizar. Aquí los artículos:

A lo largo del año escolar pasado conocimos un par de versiones de esas fichas pedagógicas . Con el título de “Efemérides Hoy” el MPPE, a través del Viceministerio de Comunidades Educativas y Unión con el Pueblo, produjo más de 35 (*) fichas con ese título, cada una contenía el material relacionado con dos efemérides. Dicho material tenía una exposición inicial para cada una y cerraba con cuatro actividades sugeridas, dos por cada fecha a conmemorar.

¿Las recuerdan?  Más adelante pondremos imágenes del contenido de una de las efemérides más emblemáticas.

Además de “Efemérides Hoy”, el MPPE, a través de ese mismo viceministerio, publicó otra colección de materiales titulada “Instrucción Viceministerial”, que incluyó entre sus títulos, las pautas para las “escenificaciones pedagógicas” de un extenso cronograma de batallas, marcando así con el tono de la guerra, el propósito de “fomentar una cultura de paz”.

 

En un texto de 11 páginas con 12 instrucciones y un cronograma con 46 batallas, se mencionaba la incorporación de los docentes de “instrucción premilitar” en el desarrollo de las actividades, así como de las organizaciones estudiantiles y familiares creadas y reconocidas por el gobierno, como representantes gremiales, pero en uno de los párrafos de la primera instrucción de ese material, se recogía su real espíritu “pedagógico”

Con ese propósito y ese material, ¿serán esas las efemérides de aquí a la eternidad? ¿Y si consideramos que faltan efemérides importantes? ¿Qué pasa en los casos en los que las comunidades consideren que sus celebraciones o conmemoraciones locales y regionales son relevantes?

De acuerdo a lo que leemos en los artículos 10 y 11 de la resolución, pareciera posible incorporar nuevas fechas.

Lo que no parece posible, es solicitar que se excluyan algunas de las  mencionadas.

En este calendario se conserva la base de efemérides incluida por el MPPE en el calendario escolar 2014-2015. Sin embargo, es importante resaltar que incluyeron una serie de celebraciones internacionales asociadas a los derechos humanos y a la valoración de la diversidad, incluyendo la neurológica y funcional.

En una revisión a primera vista, se aprecia que algunos errores del calendario pasado se corrigieron, de hecho, a Juan Pablo Sojo Rengifo, Cristóbal Rojas, Luis Mariano Rivera y Cipriano Castro les corrigieron las fechas del natalicio y arreglaron las del Día de la Lengua Materna y del Día de la Actividad Física. Aunque no corrieron con la misma suerte Teresa de la Parra, la Convención sobre los Derechos del Niño y el Día Mundial de la Lucha Contra las Drogas.

Y entre inclusiones y arreglos, omitieron el Fin de Año, eliminaron los Días del Odontólogo y de la Eficiencia Energética. Claro, mucho más resalta que eliminaran el Aniversario del Plan Nacional de Paz y Convivencia. Aunque también suprimieron la palabra escenificación asociada a las conmemoraciones de las batallas, pero en su lugar, agregaron más batallas al calendario.

Por otra parte, llama la atención que como parte de las modificaciones, incluyeran entre las efemérides, la Semana de la Escuela Bolivariana y en este contexto parece un tanto irónico que se incluya como celebración el Día Internacional de los y las migrantes. Pero lo que no se entiende es que incluyeran la “Conmemoración de la Siembra del Cantor del Pueblo Alí Primera”, pero no se les ocurriera incluir el natalicio de Simón Díaz.

No se entiende tampoco, que se incluya entre las efemérides el Día Internacional de la solidaridad con el Pueblo Palestino y nos preguntamos por qué la exclusividad.

Lo que no extraña ni llama la atención es que, a pesar de que en esta versión de efemérides, convirtieron al “Comandante Supremo de la Revolución Bolivariana”, en Presidente, se mantienen las celebraciones partidistas, que han ido incorporando progresivamente y con las que pretenden construir ” identidad nacional” a partir de la propaganda del partido de gobierno, convirtiendo en fiestas nacionales: el día de la “Dignidad Cívico Militar” -4 de febrero-, el de la “Rebelión Popular” -27 de febrero-, el día de la “Dignidad” -13 de abril- y el nacimiento y muerte de un ex -presidente.

Para una de esas fechas, ya conocemos la “ficha pedagógica” que pueden usar, porque fue la enviada a las escuelas el año escolar pasado. Aquí tienen las capturas de pantalla correspondientes:

Y no extraña, ni llama la atención, porque forma parte del mismo guión con el que se pretende construir la identidad nacional, la idea de venezolanidad, asociada a una tendencia política específica, violando lo establecido en la Constitución y también violando lo que las convenciones internacionales sobre derechos humanos, establecen como derecho a la educación.

 

PS: Aquí podrán bajar la sección de la Gaceta Oficial con las resoluciones del MPPE. La resolución de las efemérides es la segunda.

(*) No pudimos conocer la totalidad de las fichas porque la distribución se hacía a través de las zonas educativas a las escuelas y no todas las escuelas recibieron todas las fichas.

“INSTRUCCIÓN MINISTERIAL DE EMERGENCIA” (actualización 2)


(Esta publicación contiene, al final, el texto inicial publicado ayer 11/03, precedido por las actualizaciones de ayer 12/03 y con la información que hemos recibido hoy 13/03/2015, hasta esta hora: 1:50 pm)

En nuestra actualización de hoy, informamos que, desde la Parroquia La Vega, en Caracas, nos informaron que a sus escuelas también llego la “INSTRUCCIÓN” del MPPE. En ese caso, solicitaron que se elaboraran 20 distintivos y 20 carpetas decoradas.

Por otra parte, desde el Estado Bolívar con el sello de la Escuela Estadal “EBE Madre María de San José” de Puerto Ordaz, nos llega una “comunicación” muy informal, dirigida a los docentes, informando que, por orden del Ministro, los docentes deben elaborar con sus estudiantes, “cartas dirigidas a B. Obama rechazando la agresión imperialista“. A continuación, la comunicación, tal como nos llegó:

Es más que obvio, que quienes desde el gobierno promueven estas actividades en las escuelas, incurren en una violación a los derechos de los niños y jóvenes, haciendo uso de la autoridad que les da ser funcionarios del ente rector del sistema educativo, para promover un pronunciamiento político específico de este sector, en este momento.

Es importante que estos funcionarios recuerden que el marco internacional de los derechos humanos y la legislación venezolana, garantizan el derecho de los niños y jóvenes a participar y a expresar sus opiniones, pero se trata de las opiniones que tengan los niños y jóvenes, no las opiniones que desde el MPPE o de cualquier otra instancia gubernamental, se decida que deben expresar. Uso indebido de la autoridad del Estado y violación a los derechos de los niños y jóvenes, son dos de las faltas que estos funcionarios están cometiendo.

Adicionalmente, es importante recordar, que los derechos consagrados en la LOPNNA, son progresivos, tal como nos reseña, Maricarmen Soler:

“En la exposición de motivos de la LOPNA (2000), se puede leer: “…este régimen progresivo no implica que el niño o el adolescente pueda ejercer de forma inmediata, después de la vigencia de la ley, todos sus derechos y garantías. Por el contrario, se consagra un régimen en el cual el niño y el adolescente se le va reconociendo el ejercicio de sus derechos y garantías conforme a su desarrollo o evolución de sus facultades, el cual va acompañado de un incremento progresivo de sus deberes y su responsabilidad, inclusive en materia penal. Asimismo, se indica expresamente que los padres, representantes o responsables tienen el deber de orientarlos en el ejercicio de sus derechos y garantía de forma que contribuya a su desarrollo integral y a su incorporación en la ciudadanía activa. En definitiva no se trata de otorgar capacidad plena a los niños y adolescentes, si no más bien reconocer el ejercicio personal de sus derecho y garantías con la debida orientación.”
La participación de los padres queda recogida en el actual artículo 13, párrafo primero, cuando dice: “los padres, representantes o responsables tienen el deber y el derecho de orientar a los niños y adolescentes en el ejercicio progresivo de sus derechos y garantías“. Lo que indica que, además, el MPPE no puede girar instrucciones para que implique, si se tratara de ello, el ejercicio de estos derechos por parte de los estudiantes, sin contar con el conocimiento y la orientación de los padres.
Tal como hicimos ayer, completamos la actualización, con información pertinente tomada de tuiter, en este caso del TL de la Viceministro en la que se evidencia el uso de los niños en las escuelas, como parte de la campaña gubernamental que se adelanta desde el MPPE:

A continuación, el texto incluido ayer 12/03/2015 en la primera actualización:

Comenzamos esta actualización cambiando los signos de interrogación del título por unas comillas, debido a que nos ha llegado la misma información desde el Municipio Los Salias (Miranda):

del Municipio Heres (Bolívar):

Y del Distrito 1, del Municipio Libertador. En este caso, la información no llegó por escrito, sino que fue notificada en una reunión, esta mañana. En la reunión dijeron a las escuelas participantes que por orden del Ministerio de Educación todas las escuelas públicas del mencionado distrito, debían colocar en la puerta de entrada la Bandera Nacional elaborada por los niños con alguna técnica plástica, acompañada de una pancarta grande, con lo siguiente: “No somos AMENAZA, somos esperanza y queremos vivir en paz

Pero también, porque en el TL de la cuenta de tuiter del Ministro, Héctor Rodríguez, y se puede corroborar que la instrucción llegó y fue acatada en el Municipio Miranda (Mérida):

mérida

Así como, en el Municipio Cocorote de Yaracuy:

Yaracuy

En este Municipio, también nos informaron que en la Escuela Básica León Trujillo hicieron firmar a todos los niños la declaración, desde primer grado, tal como se solicita en la “INSTRUCCIÓN”. La información nos llegó a través de representantes que no dieron su autorización para que ésto sucediera. En ese caso, nos comentaron que los miembros del Consejo Comunal del sector, estaban entre los organizadores de las actividades en la escuela.

Por otra parte, en el Estado Monagas, la iniciativa parece haber llegado en boca del propio ministro, quién reseña, en su tuiter, un encuentro que tuvo ayer con estudiantes y directores de las escuelas de dicha entidad. A continuación, los mensajes que se explican solos:

Ministro 2

Ministro 1

Te recordamos que puedes escribir a oevenezuela@gmail.com y enviarnos la información que llegó a tu escuela, o comentarnos lo que, al respecto, sucedió. Como siempre, puedes escribirnos con confianza, porque, de así desearlo, garantizaremos la confidencialidad de tu comunicación.

A continuación, el texto publicado 11/03/2015 , tal como salió inicialmente:

Esta mañana llegó a diversas escuelas del Estado Miranda, un correo identificado como “INSTRUCCIÓN MINISTERIAL DE EMERGENCIA” (mayúsculas del remitente), con el siguiente texto:  (captura de pantalla del correo)

Como se puede apreciar, la comunicación está firmada por la Jefe de la Coordinación Municipal del Municipio Simón Bolívar de ese estado y, de acuerdo al texto, comunica las “INSTRUCCIONES ADOPTADAS POR EL MPPE” (mayúsculas del remitente).

Actividades de este tipo, promovidas como “política de Estado”, constituyen un intento de algunos funcionarios del gobierno, por alinear a todas las organizaciones del sistema educativo, con una lógica totalmente ajena al espíritu de construcción de una cultura para la paz, tal como debe imperar en la educación venezolana.

Declarar que el propósito de esas acciones es “convertir” a las escuelas en “territorios de paz”,  no basta para lograrlo. Hace falta que las acciones respondan a una lógica de paz. No se puede construir la paz a partir de una lógica de guerra.

Si esta es, efectivamente, una comunicación de las instrucciones “adoptadas por el MPPE”, queremos que nos ayudes a verificar si la misma se ha remitido solamente a las escuelas del Estado Miranda, o si ha llegado a escuelas de otros estados. También queremos verificar, si en todos los casos el texto tiene las mismas instrucciones o si las instrucciones son diferentes.

Por ello te invitamos a que nos escribas en los comentarios a de este post, o por nuestro correo oevenezuela@gmail.com y nos cuentes si han llegado instrucciones de este tipo a tu escuela y ¿qué indican que la escuela debe hacer? Como siempre, puedes escribirnos con confianza, porque, de así desearlo, garantizaremos la confidencialidad de tu comunicación.

PS: Por cierto, se sugiere no confundir “avocar“:

Con “abocar“:

Consulta Educativa: algo de balance, nuevos materiales y gestos del ejecutivo


I. Consulta Concentrada, Escuelas

Hoy, de acuerdo a lo establecido en el cronograma y con la insistencia de muchas zonas educativas, se vence el plazo para que las escuelas entreguen sus informes sobre la consulta.

Hasta el momento, hemos recibido información de diversas partes del país y de múltiples escuelas. La información recibida indica que:

1. Muchas escuelas manifestaron que el tiempo indicado para realizar el proceso de consulta con sus comunidades era corto, dado lo complejo del proceso y muchas solicitaron más tiempo. La respuesta siempre fue que hoy tenían que entregar los informes, tal como estaba establecido.

2. Muchas escuelas también manifestaron que la información suministrada por parte de los funcionarios en algunas zonas educativas, no era suficiente  y que, en general, la información con la que contaban tanto las zonas como las escuelas, no estaba ni clara ni completa, como para resolver las dudas de los actores escolares y de los responsables de administrar la consulta en muchas escuelas. A esta observación de las escuelas, se suma el hecho de que los materiales con los que se comenzó el proceso, variaron en contenido en el tiempo, es decir, que el proceso de consulta no se inició con unos materiales definitivos, sino que éstos y las instrucciones variaron. La modificación de las instrucciones hizo que en varias zonas se informara que el proceso estaba suspendido o congelado temporalmente, esperando nuevas instrucciones por parte del ministerio. Ese fue tiempo valioso perdido por las escuelas para desarrollar el proceso.

3. Por la falta de información suficiente y oportuna, se realizaron procesos diferentes de consulta en las escuelas. En algunos casos, la consulta tanto a estudiantes como a padres (muchos menos en el caso de los padres) se realizó aplicando, de forma individual, un instrumento con las preguntas a responder y en otros casos, se realizó la consulta utilizando como mecanismo, una dinámica de discusión en grupo y tomando como respuestas, el resultado del debate. En el caso de los estudiantes, las preguntas eran las mismas en todas las aulas. Sin embargo, las preguntas para los estudiantes de educación media eran unas en los primeros  folletos y otras, en la segunda versión enviada a las escuelas, tiempo después y una vez iniciado el proceso.

Para el resto de la comunidad, que deberían opinar sobre los 10 temas, hubo también otra variante en el desarrollo de la consulta, en algunas escuelas los actores participaron en el debate, o respondieron las encuestas sobre los 10 temas, pero en otras, se separaron en grupos y cada grupo respondía uno o dos temas, lo cual tuvo como consecuencia que los participantes no emitieran su opinión sobre todos los temas y preguntas.

Estas diferencias no quedarán reflejadas en los contenidos de los informes de las escuelas, a menos que los directores hagan mención explícita sobre la modalidad utilizada en cada caso, información que no se solicita, obviamente, en el instructivo enviado a los directores para elaborar los informes. Sin embargo, son diferencias que hacen que los informes no puedan ser procesados de la misma manera dado que es diferente naturaleza de origen de sus datos. Este es un problema metodológico que es importante que el ministerio diga como va a resolver.

4. A pesar de que los voceros oficiales del Ministerio y los materiales, insistían en que se trataba de un proceso de participación voluntaria, los directores de muchas escuelas recibieron presiones por parte de los funcionarios de las zonas educativas cuando, como respuesta de sus comunidades, entregaban una comunicación suscrita por miembros de su escuela, diciendo que se negaban a participar y exponían sus razones. Al respecto recibimos información de padres y también de directivos de diversas escuelas, comentando que los funcionarios de las zonas educativas habían dicho, al recibir las cartas, que ellos mismos irían a las escuelas a hacer la consulta y amenazaron a los directores con posibles sanciones por la negativa de sus comunidades a participar.

En este caso, entendemos que no hubo unidad de criterio entre las autoridades del ministerio y las de las zonas educativas, por lo que algunas zonas asumieron una postura no acorde con lo señalado en las pautas de la consulta. En algunos casos, el comportamiento de los funcionarios de las zonas educativas variaba por municipio escolar, por lo que, al parecer, las instrucciones no fueron interpretadas de igual manera por todas las zonas educativas, ni por los miembros de cada una de ellas. Este es un problema de gerencia y de comunicación que tiene que resolver el MPPE porque no sólo afecta esta actividad, sino que puede afectar el resto de la gestión de forma importante.

Por otra parte, los funcionarios de las zonas educativas y el ministerio, deben revisar la actitud con la que ejercen su función de acompañamiento a las escuelas, porque acompañar no debería incluir amenazar y porque en lugar de amenazar, bien podían explicar con calma que, dado que la participación era voluntaria, los que querían podían participar, a pesar de que la mayoría en una escuela decidiera no hacerlo. Esa sencilla explicación que dimos a los que nos hicieron llegar sus denuncias y angustias sobre el tema, fue suficiente como para que los directivos y los padres que nos contactaron, comprendieran la situación y resolvieran sus problemas para administrar la consulta.

En este punto cabe también mencionar, que la semana pasada, el equipo de la Autoridad Única de Nueva Esparta (en este caso, es Autoridad Única porque se incluye la administración de las escuelas nacionales y las estadales de acuerdo a la anterior gestión Estadal) renunció casi en pleno, por problemas internos de funcionamiento; es decir, que los coordinadores municipales y sus equipos en pleno, presentaron su renuncia ante el Ministerio. Uno de los asuntos en los que se presentaron desacuerdos, fue en las instrucciones para la administración de la consulta y la organización de los encuentros a cargo de esa instancia desconcentrada del ministerio. A esta altura, ya el ministerio nombró a un equipo para sustituir temporalmente a los funcionarios que renunciaron, y el propio Ministro intervino en el proceso, por lo que esperamos que este suceso sirva al ministerio para detectar los problemas de comunicación y funcionamiento en la red de zonas educativas y municipios escolares del país y tomar acciones específicas para resolverlos.

5. Se conocieron algunos casos de escuelas en las que, después de que un grupo de representantes suscribieron una comunicación en la que explicaban sus razones y se negaban a participar, tuvieron varios encuentros entre ellos y con personas externas al ministerio, en los que debatieron sobre la pertinencia de participar, a pesar de la desconfianza que sentían sobre el proceso y cambiaron de opinión. En esos casos, algunos nos hicieron llegar su decisión de cambiar de posición y su disposición a responder las preguntas de la consulta. Para esas escuelas y esos miembros de sus comunidades, era importante la extensión del plazo de desarrollo de la consulta en las escuelas.

6. Revisando las noticias asociadas a la consulta, en especial las que contienen declaraciones del ministerio, encontramos dos cosas que llaman la atención:

6.1. No se expresa una visión crítica que reconozca los problemas que se presentaron a lo largo del proceso y que planteara acciones para resolverlos, garantizando que la mayor cantidad de población participe desde las escuelas. Estos problemas, como se ve en los puntos anteriores, incluyen falta de información completa, clara y oportuna; presiones por parte de funcionarios de las zonas educativas; falta de tiempo en las escuelas para realizar la consulta; utilización de diversos métodos para realizar la consulta que hace incompatibles los resultados obtenidos; entre otras.

Ante estos problemas, lo menos que se esperaba del ministerio era que tuviera como gesto reconocer su existencia y plantear, entre las alternativas, ampliar el plazo de la consulta en las escuelas, mejorar los mecanismos y contenido de la información a los diversos actores del sistema y apoyar, con formación y protocolos de trabajo más explícitos, el trabajo de directivos y docentes que actuaron como facilitadores, relatores y sistematizadores de los procesos en las escuelas. Esos gestos no se dieron.

6.2. Como se explicó desde la primera publicación que hicimos sobre el tema, la consulta se desarrolla en un ambiente de tensión política y con antecedentes que justifican que exista una gran desconfianza de parte de la población sobre el desarrollo de este proceso, el uso de la información que se obtendrá del mismo y los resultados que arrojará. Lo natural, en un proceso con estas características, era que el ministerio reconociera las condiciones del momento e hiciera algunos gestos para bajar la tensión política y la desconfianza de los actores que expresaron sus reservas con respecto a la Consulta.

Eso sería lo natural y lo deseable, porque en su presentación, el proceso hace alarde de principios que incluyen la “participación“, que tal como se presenta en el documento general de la consulta, está “Entendida como la más amplia, plural y democrática consulta de todos los sectores de la vida nacional para alcanzar un acuerdo fundamental sobre el nuevo modelo educativo que se propone“.

Reconocer la existencia de diferencias y desconfianza de algunos sectores con el proceso de consulta, es saludable para el país. Si las diferencias expresadas, las hicieran grupos minoritarios, eso no le restaría importancia ni peso, porque en los procesos democráticos, el respeto a las minorías es una regla de juego vital y porque cuando se dice que se trata de “alcanzar un acuerdo fundamental sobre el nuevo modelo educativo” para el país, lo ideal es que todos, de alguna manera se sientan identificados con el proceso y con sus resultados, así sea de forma parcial. Ese es el reto de todo gobierno.

Sin embargo, leemos en las declaraciones del ministro, reseñadas por la prensa el 19/05/2014:

Rodríguez, explicó que la mayoría de las críticas a la Consulta no se origina en los colegios privados, sino en algunos grupos políticos opuestos al Gobierno Nacional, y, por el contrario, la incorporación de instituciones privadas ha sido positiva.

“Han sido algunos sectores de los partidos políticos, de un sector de la sociedad. Ellos han generados algunas manifestaciones que se han expresado en algunos medios de comunicación. La realidad es que, en la mayoría de los colegios administrados por particulares, la participación ha sido muy alta”, afirmó Rodríguez.

El resto de esta nota la pueden leer en la página del ministerio en el este enlace.

Es importante resaltar que la  nota hacer ver que es “Alta participación de colegios privados en la Consulta Nacional“, tal como titula la noticia, o en palabras del ministro que “la participación ha sido muy alta”, y afirma que el origen de las críticas no estuvo en las escuelas, sino en sectores de los partidos y de la sociedad que, de acuerdo a lo reseñado en la nota de prensa, parecieran no tener relación con las escuelas.

Sin embargo, más allá de las declaraciones de voceros de los partidos o de otras organizaciones sociales, fue en las escuelas en las que se manifestaron padres y estudiantes en desacuerdo con la consulta, se manifestaron de forma numerosa e importante en algunos sectores y entidades. Fueron estudiantes, padres y representantes, pero también docentes y directivos, quiénes dijeron, unos que no participarían y otros, que lo harían a pesar de la gran desconfianza que tenían sobre el proceso. Esos, estudiantes, representantes, docentes y directivos, tienen que contar y su posición crítica con respecto al proceso de consulta, debe ser reconocida institucionalmente por el ministerio porque son tan miembros de las comunidades de las escuelas, como los que decidieron participar y saludar el proceso de consulta. Ese sería un gesto democrático muy valioso, por parte del ministerio.

Pero es también muy importante que el ministerio y el país tengan claro, que decir que la protesta se originó en los partidos y en otras organizaciones sociales que parecieran no tener nada que ver con las escuelas, ni desaparece la desconfianza, ni indica que los que participan lo hacen con total confianza o sin reservas, ni tampoco borra la existencia de personas y grupos que se niegan a participar en ese proceso expresando sus propias razones y mucho menos indica que todas las personas  de esas escuelas participaron en la consulta.

Además, una consulta que se dice abierta a la más amplia, plural y democrática participación, tampoco puede desestimar las críticas provenientes de los partidos políticos y de las organizaciones sociales aunque éstas últimas no estuvieran directamente relacionadas con las escuelas, ya que, la educación es un asunto de toda la sociedad y sus decisiones fundamentales deben tomarse con el concurso de toda ella. Por otra parte, es bueno recordar que las declaraciones y las noticias no desaparecen a ninguno como actores políticos, ni como miembros de sus comunidades en las escuelas y en los gremios, todos siguen allí, aquí en el país, en el sistema educativo, en las escuelas, y recibirán los resultados de la consulta con igual desconfianza y con innecesario malestar, por no haber sido consideradas sus posiciones y por no haber sido tomados en cuenta como actores del sistema.

Es por eso, que se esperan gestos un tanto diferentes del ministerio, gestos que sean inclusivos y que apunten al fondo de la desconfianza. Gestos que en lugar de comenzar presentado todo lo que ha sucedido en materia de “consultas” hasta el momento, como algo que ha sido exitoso y positivo, como se ve en este material de la consulta, (Presentación a los directores de los planteles. El material completo, lo pueden bajar aquí)

orgullo del camino

asuma que estos procesos tuvieron severos problemas y que fueron protestados en su momento por las comunidades de las escuelas, por los gremios docentes y de representantes, por el sector universitario y por buena parte de la ciudadanía.

Estos gestos son importantes si se quiere que el país considere que el proceso fue exitoso, más allá de los intentos de hacerlo parecer impecable y exitoso por las declaraciones de prensa y en la difusión de las noticias.

Por otra parte y hablando de gestos, cabe recordar que uno de los elementos que causó mayor revuelo en la opinión de algunos actores escolares, desde el principio, fue la mención al Plan de la Patria como referente de la Consulta. Esa mención desapareció en los documentos oficiales a partir de su segunda versión y fue tomado por los sectores críticos a la consulta como una victoria a sus reclamos. Si ésto fue una acción del ministerio para bajar la desconfianza sobre el proceso, debe ser reconocido como un gesto positivo. No obstante, como dijimos en la publicación anterior, hay un gesto adicional al respecto, que el ministerio puede y debe hacer, dado que el Plan de la Patria, aunque no sea mencionado en los documentos de la consulta, sigue siendo el Plan de la Nación aprobado por la Asamblea Nacional y su vigencia indica que, cuando se estén elaborando las políticas públicas del sector, éstas deberán adecuarse a lo establecido en el mismo, partiendo del modelo político que en ese texto se asume y que es contrario al establecido en la Constitución Nacional. Aquí les dejamos nuevamente, el gesto propuesto al ministerio en este aspecto.

“Gesto 4: -considerado el más importante- declaración pública de las autoridades del ministerio diciendo que el proceso y sus productos estarán apegados a la Constitución, por lo que se desconocerán los mandatos del Plan de la Patria referentes a la política educativa no se correspondan con lo que establece la Constitución y que, en consecuencia, también se solicitará a la Asamblea Nacional su modificación.”

II.Consulta Especializada

El documento al que hacemos referencia en el punto anterior, la presentación para los directivos de las escuelas, contiene una versión reorganizada de la información de la consulta y se agregan algunos detalles sobre la consulta especializada. Sobre ella, habíamos adelantado, que el ministerio tiene pautados 29 estudios (o los tenía pautados al inicio, no sabemos si la lista se amplió). A continuación, les volvemos a colocar la presentación que se hacía sobre el contenido de estos estudios en los documentos iniciales de la consulta.

temas estudiosEn el documento con la presentación a los directores, se agregan algunos aspectos que permiten tener mayor información sobre este componente de la consulta y sobre lo que se espera con el mismo.

En las dos siguientes imágenes, se encuentra la información sobre los estudios, con la nueva estructura con la que los agrupó el ministerio para presentarlos:

presentación de los temas 1

presentación de los temas 2

Las características que tendrán quiénes se espera que desarrollen los estudios, de acuerdo a este material son:

características de los que los realizan

A esta altura, deberían estar contratados todos los especialistas para desarrollar los estudios, por lo que sería un gran gesto del ministerio, presentar al país la lista definitiva de los estudios en desarrollo, con sus objetivos, alcances y equipos de trabajo.

Sin embargo, mientras el ministerio decide y realiza ese gesto, podemos ver en términos muy generales, los resultados esperados en esa parte del proceso, de acuerdo a la mencionada publicación.

resultados de estudios

Para conocer más detalles, aunque sean generales, sobre los estudios y sobre los otros aspectos de la consulta, incluidos en este nuevo documento, la Presentación a los directores de los planteles. Les recordamos que lo pueden bajar aquí.

III. Proceso de altísimo rigor científico

Tal como mencionamos en la publicación Primeras notas sobre la Consulta Educativa: Nuevos materiales, la consulta se presenta como un proceso de “altísimo rigor científico“. Además, entre los principios que la sustentan, se menciona la transparencia del proceso, que lógicamente no debería restringirse a la difusión de los resultados, sino que debería abarcar el desarrollo de todo el proceso. Dada esa presentación, es natural que la gente se pregunte algunas cosas, entre ellas:

1. De acuerdo a lo que se planteó en la primera parte de esta publicación, en las escuelas se han desarrollado procesos diferentes: ¿Cómo se hará la sistematización de esos resultados? ¿Se va a solicitar a las escuelas que especifiquen las pautas empleadas para realizar la consulta en cada caso o se hará caso omiso de la existencia de estas diferencias? ¿Cómo se piensa abordar y resolver ese problema de consistencia y calidad de la data?

2. En el instructivo para la elaboración de los informes por escuela, se indica, para cada sector, estudiantes y resto de la comunidad, que se especifique el número de participantes discriminados por sexo. ¿Este dato se solicita para hacer alguna ponderación del peso que tendrán esas respuestas sobre el total de los participantes o sólo para tener una contabilidad de la cantidad de personas que participaron? ¿Cómo se hace compatible, a la hora de procesar todos los resultados, la ausencia del registro del sexo del participante en los instrumentos de la consulta masiva? ¿En ese caso es un dato irrelevante? Esto nos lleva a otra pregunta: en el mecanismo que existe en la web y que utiliza un instrumento con las mismas preguntas que el de la consulta masiva en espacios públicos, se solicita en la identificación del participante su ocupación y estado de residencia, esos datos no se solicitan en los demás instrumentos ¿Para qué se solicita esos datos en este mecanismo y cómo se manejará su ausencia en los otros instrumentos, al menos en los que tienen las mismas preguntas?

3.  Como la participación es voluntaria y anónima, se tendrá número de participantes por sexo para cada proceso en cada escuela, pero no se tendrá la relación de éstos sobre el total de los miembros de la comunidad en cada escuela. ¿Cómo se manejará científicamente la diversidad de porcentajes de participación de los actores escolares, si se desconoce el dato? o ¿se considera éste un dato irrelevante? Es menester recordar que la no participación expresa una opinión sobre el proceso, en algunos casos, esa opinión fue manifestada por algunos actores de forma escrita.

4. Dado que en el país tenemos escuelas pequeñas, algunas con 80 estudiantes y escuelas grandes, muchas con más de 2.000, ¿se tomará en consideración para la sistematización de los resultados el tamaño de las escuelas? De ser así, ¿cuál será el parámetro o los criterios para ello? La diferencia en el tamaño de las escuelas puede tener como consecuencia que en una escuela pequeña, aunque participe el 100 % de comunidad, el total de participantes, puede ser equivalente a sólo un porcentaje de los que participan en una escuela grande.

5. Como existen diversos mecanismos de participación, se deberá garantizar la calidad de los datos recogidos en las diversas modalidades, incluyendo la consulta en las escuelas, pero también las llamadas telefónicas y los buzones colocados a las salidas de conciertos y en lugares públicos, también los informes que recogen los resultados de los encuentros parroquiales, municipales, estadales y nacionales. En este caso las preguntas son: ¿Cuáles son los mecanismos de control y de calidad que se utilizarán para garantizar la calidad de la data recogida? ¿Cómo se hará la sistematización de toda esa información y su procesamiento, en especial de la data que se recoge a partir de debates y de sesiones con preguntas abiertas? ¿Cómo y con qué protocolo y criterios se van a procesar los dibujos hechos por los niños? ¿Cómo se van a construir los lineamientos a partir de esta diversidad  de fuentes, tipos y calidad de la data? ¿Cómo se manejará la relación entre fuentes y pesos, de acuerdo a la cantidad de participantes? ¿Qué protocolos y criterios se van a utilizar para ello?

Es importante que antes de que avance más el proceso, y con el ánimo de hacerlo más transparente y de contribuir a bajar las tensiones y desconfianza existente, el ministerio, como parte de sus gestos, informe al país los detalles y criterios sobre cómo se hará la sistematización y el procesamiento de todos los datos, partiendo de su diversa naturaleza y procedencia. ¿Cuándo se informará ello al país?

A modo de información adicional: en una reunión que hubo entre directivos de escuelas privadas con representantes del Ministerio, la profesora Maricarmen Soler, una de las personas que participan en el proyecto del Observatorio, le preguntó a la Viceministro de nuestra parte, sobre las características de la sistematización y procesamiento de la data y la Viceministro ofreció escribirnos un correo contándonos los detalles. También, como portadora de nuestra idiosincracia, dijo a modo de “chistecito”, que, al parecer, nosotros creíamos que el ministerio no tenía personal calificado para hacer ese proceso.

A la Viceministro, Soraya El Achkar, que además, es la que Dirige la Secretaría Técnica y Multidisciplinaria de la Consulta, le decimos:

Estimada Soraya, nosotros suponemos que el ministerio, si decidió emprender un proceso de esta envergadura, debe tener el personal calificado para ello o debe buscarlo, porque ese es su deber y obligación, nuestras preguntas no tienen que ver con eso. Nosotros, como ciudadanos de esta República y de acuerdo a lo establecido en los artículos 51 y 62 de la Constitución, artículos constituciónestamos en nuestro derecho a solicitar información y a hacer seguimiento a la administración pública sobre todas las acciones de políticas públicas que emprenda. Tenemos derecho también a expresar nuestra opinión sobre el proceso y a llamar la atención sobre lo que, técnica y científicamente, se aprecia como vacíos o problemas en la metodología utilizada. Como Observatorio, nos hemos dado a la tarea de difundir los materiales, pero también de analizarlos y expresar nuestras opiniones y dudas al respecto, así como de informar sobre los acontecimientos que se han presentado a lo largo de este proceso. Ese también es nuestro derecho.

Esperaremos con mucho interés ese correo que ofreciste explicando los detalles metodológicos de la consulta y lo publicaremos en lo que llegue a nuestro buzón, (oevenezuela@gmail.com), porque lo que creemos que es más importante, en este momento, es que todo el país conozca todos los detalles del proceso de consulta y que sea la información y ese conocimiento el que contribuya a bajar la tensión y la desconfianza que existe sobre la consulta y porque entendemos también, que esta situación sería diferente si este proceso no se hubiese desarrollado en un contexto de tensiones políticas y desencuentros como el que lamentablemente tenemos, o si partiendo de su existencia, el ministerio se hubiese tomado más tiempo para divulgar los detalles del mismo y para construir la confianza necesaria en la población, con espacios de conversación y encuentro previos al desarrollo de las actividades propias de la consulta. Porque como todos sabemos, la viabilidad política de las acciones públicas, es algo que se construye sumando voluntades a los esfuerzos y abriendo espacios de conversación y debate previos a la acción que se quiere impulsar.

Pero aunque ya esté avanzado la consulta, siempre se pueden tomar acciones correctivas, entre ellas la difusión de la información que falta y que es importante para que, entre muchas otras cosas, este esfuerzo, con toda la inversión de tiempo y de recursos asociada, no pierda su eficacia como ha sucedido en otras oportunidades en acciones emprendidas por el ministerio, cuyos resultados no fueron asumidos como válidos por una parte importante de la población, por la forma en la que fueron construidos, porque los ciudadanos tienen diferencias de fondo con los productos de los mismos o porque, contienen aspectos que son violatorios de la Constitución o que no garantizan calidad de la educación.

Por estas razones, además de agradecerte la intención de informarnos con un correo y ratificarte que lo esperamos, nos gustaría sugerirte que como un gesto valioso del ministerio, incluyan en la web sobre la Consulta, el material que permita que todo el que quiera responder a preguntas como las que aquí recogimos, o cualquier otra pregunta que tenga sobre la metodología que garantiza el rigor científico del proceso, tenga acceso a él para que pueda despejar sus dudas.

IV. Ya funciona la web de la consulta: 

Como anunciamos en publicaciones pasadas, el MPPE creó un dominio para alojar los documentos e instrumentos de la consulta. Hasta hace unos días, el dominio aún aparecía como “en construcción”, pero ya se encuentra activo y tiene los materiales que conocemos organizados, algunos materiales nuevos y el mecanismo para participar en la consulta desde la web.

Como no tiene sentido reproducir en esta publicación, lo que está contenido en la web de la Consulta, haremos algunas menciones y los invitamos a todos a revisarla.

Así se ve la portada de la web:

portada web nueva

Esta es la parte alta de la web, de acuerdo a la captura de pantalla que hicimos. Hay más información en la portada, como podrán ver si la visitan en este enlace: http://consultacalidadeducativa.me.gob.ve/

Como verán en la parte superior, debajo del banner, hay un menú que permite navegar por toda la web:

menu

En algunas secciones, se despliega otro menú. Las secciones y los menús desplegables son los siguientes:

menu 1

menu 2menu 3menu 4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A pesar de que lo ideal era que la web con todos sus contenidos iniciales, estuviera activa al inicio del proceso de Consulta, ésta se puso a disposición del público casi terminando el proceso de consulta en las escuelas. Sin embargo, un poco antes, la mayoría de los documentos fueron puestos a disposición del país en una sección específica de la web del ministerio, tal como reseñamos en las publicaciones anteriores.

En este momento, como es de esperarse, no todos los enlaces tienen información. Algunos porque refieren a resultados y consecuencias del proceso de consulta y otros, porque entendemos que el proceso de construcción de esta web ha sido progresivo, y seguramente no han podido poner todas las secciones activas con información al mismo tiempo. Esto obviamente, no favorece el mejor desarrollo de la consulta, pero el problema fundamental, el no haber contado con la información de forma oportuna, por haber comenzado el proceso con documentos no acabados o definitivos y por no tener un espacio web que los albergara, comienza a resolverse.

Hay algunas secciones de la web a las que queremos hacer mención especial:

1. ¿Cómo reconocer a los encuestadores?

Del menú “documentos”, en la pestaña correspondiente a “documentos de la consulta ampliada”, capturamos la siguiente imagen:

para reconocer a los encuestadores

En la consulta ampliada, el ministerio ofreció colocar buzones para que la gente pueda expresar su opinión en la calle, a la salida de conciertos y en lugares con mucha afluencia de jóvenes. En la sección de la que mostramos la captura de pantalla, pueden ver el diseño de la franela y la gorra que portarán los funcionarios que trabajarán en esa forma de recolección de información y también las características que podrán tener las cajas en las que se depositarán las encuestas. Estas son las imágenes que contienen los documentos “Manual de Identidad” y “Caja de la Consulta”

uniforme

la caja

Pero quizá, lo más importante de la información contenida en esta sección, sea el instrumento que será utilizado para recoger la opinión de las personas por este medio.

Como podrán ver a continuación, el instrumento tiene una sola página con las instrucciones y tres sencillas preguntas de selección.

instrumento

Las preguntas, a pesar de ser de selección y de solicitar una sola respuesta, tienen opciones que no son excluyentes entre sí y que podrían ser jerarquizadas por las personas de acuerdo al orden en el que creen que dan mejor respuesta a cada pregunta. Este es el  mismo señalamiento que se tiene para el instrumento dirigido al director, en el que, por cierto, están incluidas estas tres preguntas, más otras dirigidas exclusivamente a los directivos como actores del sistema.

2. La encuesta en la web

Y aprovechando que el formulario es el mismo, pasemos a mencionar cómo está presentado y como funciona el mecanismo de participación por la web.

enlace encuesta

En la portada y en casi todas las secciones de la web, se puede ver la siguiente imagen: →

Esta es la puerta de entrada al mecanismo de participación incluido en la web. Si se pulsa el recuadro gris que dice “iniciar consulta”, aparecerá la siguiente pantalla: 

instrucciones encuesta

Esta es la parte superior de la página. En ella se encuentran las instrucciones, tal como se puede leer en la captura. A continuación se encuentra el formulario a responder, que está debajo de las instrucciones en esa misma página:

encuesta por internet

Como se puede ver, se trata de las mismas preguntas del formulario que se utilizará en los eventos y lugares públicos, con las mismas características en el tipo de respuesta.

En este punto, vale la pena preguntarse por qué la participación de la ciudadanía en general está restringida a esos tópicos, si temas como el perfil del egresado de la educación básica, la relación entre educación y trabajo y los fines de la educación básica, entre otros, son temas que nos atañen a todos como ciudadanos y sobre los que todos, por lo establecido en el artículo 62 de la Constitución, tenemos derecho a participar.

El MPPE debería revisar este punto en la metodología y abrir un espacio para que quién quiera pueda expresar su opinión en la mayoría de los temas que forman parte de la agenda de la consulta.

3. Preguntas frecuentes

Como en casi todas las páginas que están asociadas a algún proceso, la web de la consulta tiene una sección de preguntas frecuentes. En ella no están todas las preguntas que muchos de los actores del sistema se han hecho desde que este proceso arrancó, pero hay algunas que hubiesen servido, desde el inicio, para aclarar algunas dudas, en especial las de algunos funcionarios de las zonas educativas que no tenían la información completa o clara. Aquí las preguntas frecuentes incluidas, con sus respuestas:

preguntas frecuentes

 4. Recursos de apoyo a la Consulta

Tanto en la última pestaña del menú inicial, la denominada “Recursos en línea”, como en la última pestaña del sub-menú “Documentos”, específicamente denominada “Biblioteca Virtual”, se pueden encontrar algunos materiales que pueden resultar de interés para quienes visiten la página y quieran documentarse sobre algunos de los temas asociados a la consulta.

Recursos en línea” contiene los enlaces a los institutos autónomos y fundaciones, asociados al ministerio de educación, más el enlace de la página de la AVEC, tal como se puede apreciar en la siguiente captura de pantalla:

recursos en línea

Allí se podrían incluir enlaces a las páginas de otras organizaciones e iniciativas, nacionales e internacionales, relacionadas con educación y con la promoción del derecho a una educación de calidad para todos. Podrían estar los enlaces a los informes de la UNESCO sobre los avances de la iniciativa de Educación Para Todos, por poner un ejemplo; incluso, podría estar el enlace a los informes anuales de PROVEA, específicamente el capítulo dedicado a educación, y de otras organizaciones regionales que se centran en desarrollar los elementos asociados a la Educación como Derecho Humano.

También, dada su relevancia para discutir con información algunos aspectos de los temas que forman parte de la consulta, podrían ponerse a disposición de toda la ciudadanía, las Memorias y Cuentas del Ministerio, que a pesar de ser información pública, no se encuentra en ninguna parte oficialmente publicada, y un enlace que permitiera que todos los ciudadanos pudiéramos volver a utilizar la sección de estadísticas y consulta del sistema de información de las escuelas que tiene el Ministerio de Educación y que hasta hace 3 años era de acceso abierto en la web, pero que desde entonces, se encuentra en mantenimiento.

“Biblioteca Virtual” contiene un listado con 8 documentos que tocan el tema de calidad de la educación.

biblioteca virtualLos documentos que desarrollan específicamente el tema de calidad son: el primero que es de Cecilia Braslavsky del 2006, el quinto que es de Juan Manuel Escudero del 2003, el sexto es de Martín Carnoy del 2004 y el octavo que es de Rodrigo Jaramillo de 1999.

También hay un documento sobre las evaluaciones de calidad, es el segundo en el listado, es de Alejandro Tiana Ferrer, del 2002 (por cierto, de este mismo autor, hay documentos más recientes sobre el tema, como el titulado “La evaluación de la calidad de la educación : conceptos, modelos e instrumentos” que es del año 2006 y en el que se discute el concepto de calidad. Como material es interesante para revisarlo en este contexto (*)). Hay dos documentos de Juan Carlos Tedesco del 2003 y 2009, el tercero y el cuarto, respectivamente. Hay un documento sobre la exclusión de Pablo Gentili, es el séptimo y es del 2001.

Cabe resaltar que hay muchos espacios en internet que centran su debate en el tema de la calidad de la educación, por lo que esperamos que esta sección de la web de la consulta, sea enriquecida con el valioso material que existe en ellos.

(*) Aquí pueden encontrar dos enlaces desde los que pueden bajar el artículo de Alejandro Tiana Ferrer que les refiero, en ambos enlaces hay más material sobre calidad de la educación que también puede resultar de interés, por lo que no les extraje y colgué sólo ese artículo. (Seminario sobre la evaluación de la calidad en el sistema educativo, año 2006, España y Revista trasatlántica de educación de Editorial Santillana, número 1, año 2006)

Primeras notas sobre la Consulta Educativa: Antecedentes


En pasado mes de marzo, después de algunos anuncios parciales previos, el Ministro de Educación, Héctor Rodríguez, anunció al país el inicio de la denominada Consulta Nacional por la Calidad Educativa.

Para comprender tanto las características de la consulta, como las primeras reacciones que ella ha suscitado, comenzamos haciendo una revisión de los principales eventos que relacionados con diseño y propuestas de cambio curricular, que hemos tenido desde 1999.

En próximas entregas, todas presentadas con el título “Primeras notas sobre la Consulta Educativa” presentaremos la información, sobre la Consulta que tenemos hasta el momento.

Antecedentes más relevantes de la Consulta Educativa del 2014

I. Instrucción Pre-militar

En 1980 por resolución conjunta de los ministerios de educación y defensa, se crea, dentro del Ministerio de Educación, la Comisión Permanente para la Instrucción Premilitar. Esta comisión servirá de base para que, en 1982, por resolución del Ministerio de Educación, se cree, con carácter experimental, la asignatura Instrucción Premilitar. Como asignatura experimental, se dictaba en primero y segundo año (actuales cuarto y quinto año de bachillerato), en una muestra de planteles de educación media a nivel nacional, por instructores militares que eran asignados a las escuelas.

El 15 de junio de 1999, recién iniciado el primer gobierno de Hugo Chavez , el Ministerio de Educación, sin mediar una evaluación sobre un ensayo, promulga la Resolución 1.856 con la que se extiende, de forma progresiva y obligatoria, en un lapso de 3 años escolares, la asignatura, a todos los planteles de Educación Media del país.

En esta asignatura el programa de estudios incluía formación en destrezas militares  -manejo de armas, aspectos de la disciplina física asociada a la formación militar- y una visión geopolítica basada en la doctrina de seguridad y defensa nacional.

Esta fue la primera decisión, en materia de modificación curricular, que generó importantes críticas en el país. Las críticas estaban centradas en dos aspectos: el primero, la inclusión de la formación militar como obligatoria en la educación media, en un currículo dirigido a formar ciudadanos y segundo, la presencia, tanto de un instructor militar en las escuelas medias, como de contenidos, como el manejo de armas, que no eran adecuados para la formación de jóvenes y de aspectos como las nociones de geopolítica con enfoque de la doctrina de seguridad y defensa nacional, que se distanciaban de una visión ciudadana de formación cívica.

La reacción crítica tuvo como consecuencia que se modificara el programa de estudios, excluyendo la mayoría de los contenidos cuestionados, comenzando por el manejo de armas. Esta medida incluyó la re-edición de los libros de texto empleados en la asignatura. Adicionalmente, la imposibilidad de las Fuerzas Armadas de asignar a un instructor militar para cada sección de cuarto y quinto año de educación media en todos los planteles del país, tuvo como consecuencia que esta asignatura terminara en manos de los profesores del área de ciencias sociales, lo que significó un cambio importante en el enfoque de la formación ofrecida.

II. Resolución 259

Comenzando el año 2000, el Ministerio de Educación promulga la Resolución 259 y con ella, la modificación de los programas de Ciencias Sociales de cuarto a sexto grado.

La modificación incluía una versión de la historia que omitía períodos, calificaba hechos y exaltaba la figura del entonces presidente Hugo Chávez, así como del proceso denominado revolucionario.

Como la anterior, esa resolución generó fuertes críticas por parte de la ciudadanía, al punto que el ministerio, a través de otra resolución derogó la 259 y el ministro Héctor Navarro, se justificó argumentando que la resolución había sido aprobada sin que él leyera el contenido de los nuevos programas.

III. La Educación Bolivariana

En el 2004, cuando el ministro de educación era Aristóbulo Istúriz se publicó el texto “La Educación Bolivariana” con el que se expresaban líneas generales del proyecto educativo del país y que abría la puerta para una serie de intentos de reforma de los programas de estudio de la educación básica y media (Es importante recordar que en ese momento, la educación básica era la que iba de primero a noveno grado. Con la aprobación de la Ley Orgánica de Educación en agosto de 2009, la estructura del sistema cambia englobando todos los niveles bajo la denominación de Educación Básica, y denominándolos como educación inicial, educación primaria y bachillerato)

Sin embargo, el énfasis de esta política, no era la reforma curricular en todos los niveles, sino que planteaba una nueva estructura, con un nuevo modelo de escuela. Con ella llegó la creación de los Simoncitos, para el nivel de educación inicial, la reiteración de la Escuela Bolivariana como modelo de gestión para las escuelas básicas, la creación del Liceo Bolivariano, en un intento previo a la reestructuración de los niveles que se dio con la LOE en el 2009, de rescatar la estructura del bachillerato tradicional de 5 años y la conversión, básicamente de nombre de los planteles en los que se desarrollaban programas de formación para técnicos medios, en Escuelas Técnicas Robinsonianas.

En términos curriculares, el mayor cambio que se intentó, fue el relativo a los Liceos Bolivarianos, ya que se pretendía modificar la estructura de contenidos, convirtiendo grupos de asignaturas en áreas y utilizando como estrategia el desarrollo de proyectos de aprendizaje. La pretensión de dar un enfoque más integral a la formación de los estudiantes en estas instituciones fracasó debido a que no existía una propuesta de programas de estudio concreta, pretendiendo que los docentes en cada plantel se dedicaran a hacer su propio diseño, y a que la forma de contratación de los docentes siempre ha sido por horas, lo que dificulta el trabajo en equipo para el desarrollo de proyectos de aprendizaje que integren diversas asignaturas.

IV.  Sistema Educativo Bolivariano y Currículo Nacional Bolivariano

Posteriormente, en el año 2007, siendo ministro de educación, Adán Chávez, el hermano del entonces presidente, se presentaron al país sendos documentos de reforma curricular para todos los niveles, conservando la estructura que se había planteado en el documento “La Educación Bolivariana”. El denominado “Currículo Nacional Bolivariano” estaba recogido en un documento con los lineamientos generales y en un documento por nivel -inicial, primaria y secundaria-.

Ese diseño, que establecía el “Sistema Educativo Bolivariano”, recibió también fuertes críticas y protestas por parte de todos los actores relacionados con el sistema educativo, debido a que, además de la baja calidad en la elaboración de los lineamientos generales y de los programas de estudio, tenía un alto contenido ideológico y su enfoque violaba el respeto a todas las corrientes de pensamiento, establecido en el artículo 102 de la Constitución.

Para acompañar la instrumentación de esa propuesta, el ministerio había anunciado el desarrollo de unos libros de texto, pero en la cadena nacional en la que el entonces presidente de la República hacía el anuncio de los nuevos textos y programas, no pudieron presentarse. Ese proceso también fue acompañado con la organización de unos cursos de inducción y formación para los docentes de todo el país. Esos cursos eran obligatorios y tenían una duración de 300 horas. Durante el desarrollo de esos cursos, también se dio una fuerte crítica por parte de los docentes de todo el país quiénes confrontaron a los facilitadores tanto por la baja calidad de los programas, como por su sesgo ideológico, provocando que se paralizara ese proceso de formación.

Como consecuencia de las reacciones en todos los espacios y a través de un acto ejecutivo, se mandó a revisión la reforma. Como consecuencia, ésta fue retirada por el ministro y pasó de ser el “Currículo Nacional Bolivariano” a una propuesta de reforma curricular para ser debatida y revisada por el país.

V. Resolución 17.621

El 24 de marzo de 2011 el Ministerio del Poder Popular para la Defensa promulgó la Resolución 17.621 que contenía el Plan Integral de Educación Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Esta resolución anunció la existencia de un nuevo pensamiento militar venezolano inspirado en el denominado árbol de las tres raíces (La visión geopolítica y moral de Simón Bolívar, la educación popular de Simón Rodríguez y los ideales de desarrollo endógeno que forzadamente se asocian a Ezequiel Zamora), pero también en la doctrina de seguridad y defensa nacional sobre la que se sustenta esta peculiar concepción de la “defensa integral de la nación” como una labor “cívico-militar” para defender a la patria de las amenazas internas y externas que se presenten y que se ilustra muy bien con una frase como “la acción defensiva de la Nación se extiende desde sus fronteras geográficas hasta la configuración ideológica del Pueblo en todos y cada uno de sus habitantes”.

La instrumentación de este nuevo pensamiento militar, incluía la pretensión de modificar el currículo nacional vigente de toda la educación básica y así como de modificar los planes de estudio de la educación universitaria con la imposición de “la Educación para la Defensa Integral como eje integrador del Sistema Educativo Nacional” para instrumentar “una nueva dinámica educativa con un enfoque muy particular: La Educación para la Defensa”, que se desprende, de acuerdo a la resolución, de lo establecido en la LOFAN cuando afirma que hay “una serie de funciones que implícitamente impulsan la aplicación de la gestión de la modalidad educativa militar, más allá del ámbito de los espacios castrenses”.

Para ello, la resolución afirmaba que la milicia desarrollaría, para la modalidad de educación militar, los planes y programas de estudio de la asignatura o materia denominada “Educación para la Defensa Integral” y la administrará en los programas de dicha modalidad; así como que se incorporaría al desarrollo del Tercer Motor Moral y Luces, que como todos sabemos, es un programa que este gobierno ha adelantado para promover la formación ideológica de la población a través de círculos de estudio a lo largo y ancho de la geografía nacional.

VI. Textos de la Colección Bicentenaria

Precisión previa: los costos asociados a la participación en el proceso educativo, se denominan técnicamente “canasta educativa”. Esta incluye la inversión y los gastos que hacen los estudiantes y sus familias en términos de matrícula escolar, alimentación, transporte, uniformes, útiles y materiales, y equipos y libros de texto.

Cuando la educación es obligatoria en las sociedades, una de las medidas para garantizar el derecho a la educación o la oportunidad de que todos puedan asistir a las instituciones educativas, es asegurando su gratuidad. Ello es garantizado por el Estado, que es la entidad a quién corresponde, como obligación, garantizar una educación de calidad para todos los ciudadanos.

En los sistemas educativos en los que existen escuelas de dependencia y gestión oficial, es decir, que son administradas por instancias del Estado, esta medida comienza asumiendo el pago de los gastos de funcionamiento de las escuelas (dotación, infraestructura, nómina de trabajadores) y se ha extendido hacia la prestación de servicios de transporte, dotación de uniformes, libros y equipos a los estudiantes y prestación de servicios de alimentación y salud en las instituciones educativas.

La dotación de textos escolares tiene varias formas de instrumentarse que van desde la dotación de bibliotecas en las escuelas, pasando por la dotación de bibliotecas en cada aula, hasta llegar a la entrega directa a cada estudiante de un juego de textos escolares. De acuerdo al modelo educativo que se tenga, se considera más conveniente una forma que otra. En Venezuela, se han instrumentado los tres tipos de políticas de dotación de textos. Las dos últimas empleadas fueron la dotación de bibliotecas en cada aula, que garantizaba el acceso de los estudiantes a una variedad de textos, elaborados por distintos autores y el contraste entre ellos; y la dotación directa de un juego de textos a los estudiantes, que es la estrategia seguida en la Colección Bicentenaria.

Esta colección se comenzó a producir y a entregar en las escuelas de forma progresiva y este año, se entregaron libros de texto en todos los niveles de Educación Básica, a todos los estudiantes de las escuelas oficiales y también en la mayoría de las escuelas subvencionadas.

La aparición de los primeros ejemplares de la Colección Bicentenaria, despertó algunas alarmas en el país que expresaban el desacuerdo de diversos sectores con la posibilidad de que, a través de dichos textos se pudieran incluir los contenidos de las reformas curriculares rechazadas y fallidas, o que pudieran declararse de uso exclusivo, porque eso atentaría con la calidad de la educación al limitar la formación de los estudiantes a un único punto de vista.

Si bien, el ministerio dijo en varias oportunidades que los libros constituían sólo un apoyo al proceso de aprendizaje y que no se trataba de textos obligatorios y exclusivos, en diversas comunicaciones a las escuelas se prohibió que los docentes solicitaran o sugirieran la compra de otros textos a los padres, lo que terminó, en la práctica, funcionando como si se tratara de la instrumentación de un texto único.

Por otra parte, desde que comenzaron a conocerse los ejemplares de la Colección Bicentenaria, docentes e investigadores se han dedicado a analizarla, encontrando problemas de dos tipos. El primero, es que los libros no cubren todos los aspectos que, en cada área de conocimiento están establecidos en el currículo vigente y en algunos casos, los contenidos incluidos están desarrollados a un nivel elemental que no garantiza la profundidad en el proceso formativo. El segundo está relacionado con la identificación de contenidos que favorecen una tendencia ideológica específica o que constituyen propaganda de un proyecto político específico, en ambos casos, la tendencia y el proyecto, coinciden con el promovido por el partido de gobierno. Este problema en los libros se considera violatorio de lo establecido en el artículo 102 de la Constitución en el que se expresa que la educación deberá respetar todas las corrientes del pensamiento.

Por las características y el rol que han jugado los textos de la Colección Bicentenaria, se estima que, en la práctica, contienen una modificación de facto del diseño curricular vigente.

VII. Debate sobre el Currículo Nacional Bolivariano

Como continuación de los esfuerzos del Ministerio para promover una reforma curricular, a inicios del año escolar 2013-2014, la entonces ministro, Maryann Hannson anunció que estaba en marcha un nuevo proceso, esta vez basado en un mecanismo de consulta, que se denominó “Debate sobre el Currículo Nacional Bolivariano”.

En este caso, es importante resaltar que, a diferencia de los procesos anteriores, se presentaron dos documentos, pero ninguno de ellos tenía la forma de diseño curricular como tal, sino que se trataba de documentos con líneas e ideas generales a partir de los que se aspiraba que la población emitiera opiniones y comentarios.

La consulta-debate se articulaba en torno a un mecanismo para expresar opiniones en la web del ministerio y en unos buzones colocados en los planteles, en los que se aspiraba que los miembros de las comunidades educativas de las escuelas, depositaran sus opiniones y sugerencias.

A continuación se puede ver la imagen con la que se presenta esta consulta curricular.

Presentación

Los recuadros que están al final del texto, permitían navegar hacia enlaces en los que se encontraba el material en cuestión.

Para quiénes quieran conocer los documentos presentados por el Ministerio, les dejamos los siguientes enlaces.

Documento Base 1 Este documento presenta los aspectos generales sobre los que se sustentaba la idea de diseño curricular al que se aspiraba.

Documento Base 2 Educación Media Este documento presentaba los aspectos generales relativos a las reformas que se planteaban para la educación media.

Metodología Este documento, más que una metodología, constituía una presentación del proceso.

Testimonios En esta página se encuentran una serie de enlaces que recogen noticias sobre el proceso de consulta curricular.

El mecanismo de consulta era tal como se presenta en la siguiente captura de pantalla:

Formato consulta

Es importante resaltar que este proceso también recibió críticas por parte de los actores del sistema. Estas se referían a varios aspectos. El primero de ellos era que el mecanismo que estaba propuesto no tenía ni el formato de un debate, ni la rigurosidad de una consulta, tal como se establece en la legislación vigente, por lo que, como mecanismo, no garantizaba que los resultados obtenidos pudieran considerarse como legítimos. El segundo de ellos, se refería a la baja calidad de los documentos presentados.

El proceso, según los anuncios oficiales, comenzaría el primero de noviembre y se desarrollaría a lo largo de ese mes.

El 4 de diciembre la ministro de educación, declaraba “esta semana culmina el proceso de consulta del nuevo Currículo Nacional Bolivariano (…) Se realizaron 2 mil 222 mesas de trabajo en todo el país, y hasta el viernes habían participado más de 43 mil personas a través de los tres mecanismos que establecimos. Los buzones ya llegaron al ministerio e incluso recibimos propuestas en formatos distintos a los que señalamos pero igual se recibieron”. De acuerdo a lo señalado en la noticia, la ministro “Explicó que durante diciembre y enero comenzará la sistematización de la información obtenida en la consulta para construir técnicamente el documento que conformará el currículo” que sería presentado al país durante el 2014 y que se podría instrumentar para el año escolar 2014-2015. (Leer más en: Reseña en Ultimas Noticias)

Los resultados de ese proceso nunca se conocieron. Sería importante, como aprendizaje para próximas propuesta, conocer cuál fue la inversión en recursos materiales y humanos que el MPP para la Educación hizo en este proceso y las razones por las que, a este momento, no se han divulgado los resultados.

VIII. Plan de la Patria

Como es tradición en Venezuela, como parte del marco institucional que orienta el desarrollo de las políticas públicas nacionales, existe un plan de desarrollo nacional que se aprueba al inicio de una gestión de gobierno. Hasta hace más de una década, los planes de la nación promulgados estaban enmarcados en las disposiciones establecidas en la Constitución Nacional. Sin embargo, el 4 de diciembre de 2013, en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 6.118, fue publicado el documento denominado: “Líneas Generales del Plan de la Patria, Proyecto Nacional Simón Bolívar, Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019″, que de acuerdo al decreto, tiene efecto jurídico, y es de obligatorio cumplimiento en todo el territorio nacional.

Como se desprende de su título y contenido, este plan no viola lo establecido en la Constitución, ya que, está dirigido a desarrollar un modelo socialista, en un marco institucional que consagra el pluralismo político en el país. Pero, específicamente, en relación a las políticas públicas en educación, el plan establece el desarrollo de una “nueva orientación ética, moral y espiritual de la sociedad, basada en los valores liberadores del socialismo” y la adecuación de los planes de estudio en todos los niveles para ello. Esta disposición, entre otras, es contraria a lo que dice el artículo 102 de la Constitución que establece que la educación deberá respetar todas las corrientes del pensamiento.

En el texto, también hay elementos que contradicen el espíritu civilista de la formación ciudadana establecida en la Constitución, ya que se promueve una sociedad cívico-militar y que plantea un esquema en el que, en lugar de la convivencia ciudadana, se construyen relaciones internas y con otros países basadas en la defensa integral de la nación.

Este marco, de acuerdo a las disposiciones de la Ley Orgánica de Educación promulgada en el 2009 y a los textos de la Consulta Educativa, es un referente importante para el desarrollo tanto de la consulta, como de los resultados que de ella se obtengan.

Si aún no conocen el texto de plan, se sugiere leerlo con detalle. Aquí tienen un enlace donde pueden bajarlo. Plan de la Patria

 

Hasta aquí, los antecedentes que permiten ubicar el contexto en el que se desarrollará la Consulta Educativa.

Las características de la Consulta, hasta el momento, se encuentran en el siguiente post: Primeras notas sobre la Consulta Educativa: Características y documentos

 

¿Autonomía + Participación = Resolución 058?


El pasado miércoles 2 de enero de 2013, Gustavo Méndez, periodista que cubre la fuente de educación de El Universal, hizo una reseña sobre el estatus del debate que, a través de los medios de comunicación, se sostiene sobre la Resolución 58 publicada en Gaceta Oficial el 16 de octubre de 2012.

En su reseña se pueden encontrar las ideas que, desde diversas posiciones se han expuesto a favor y en contra del contenido de la resolución. (Para quiénes no tuvieron la oportunidad de leerlo, aquí pueden encontrar el artículo de Méndez).

Como todos sabemos, a esta altura, la resolución tiene problemas para su instrumentación, dados los vacíos y omisiones que han sido identificados y reportados por casi todos actores que han hecho declaraciones al respecto, desde los más críticos a la resolución, hasta los que están más de acuerdo y resaltan sus virtudes. A modo de ejemplo, citamos, además de la reseña de Méndez, un artículo de opinión, publicado también en El Universal, en el que Pablo Fernández explica lo que considera son las virtudes de dicha resolución, iniciando por reconocer que “la resolución es perfectible y que hay algunas lagunas procedimentales en ella que se deberán corregir“. (El artículo completo pueden verlo aquí).

Por nuestra parte, el 25 de octubre, en este mismo espacio, hicimos unas primeras observaciones sobre el contenido de la Resolución 58 y su relación con la garantía del derecho a la educación. No obstante, aprovechando algunos de los elementos reseñados por Méndez en su artículo, creemos necesario promover que se replantee la discusión de fondo con respecto a la pertinencia y alcances de este instrumento normativo. La discusión de fondo es la que puede ayudar al país a tomar una posición consensuada sobre los términos en los que debe reformarse esta resolución.

Democratizar la educación

De acuerdo a las fuentes oficiales, el propósito de la Resolución 58 es la democratización de la educación.

Cuando este término, “democratizar la educación“, comenzó a utilizarse, estaba referido a la necesidad de ampliar el acceso al sistema educativo para lograr la participación de la mayor cantidad de personas posibles, especialmente el sistema formal y de carácter obligatorio. Democratizar la educación, entonces, se refería a universalizar, a ofrecer educación para todos y en ese sentido era sinónimo de inclusión y en Venezuela estuvo asociado, en sus inicios a la política de masificación de la educación. Por cierto, en ese momento se hablaba de una educación igual para todos y por ende, una educación oficial y preferiblemente brindada por el Estado.

Si embargo, cuando hablamos hoy de “democratizar la educación” hacemos referencia a un proceso más complejo porque, en estos tiempos, entendemos varias cosas de forma diferente.

Entendemos, en primer lugar, que no existe real inclusión sin que se garantice éxito en el proceso educativo, es decir, ya la inclusión no se mide en función de la cantidad de cupos que se ofrecen con respecto a la población en edad de cursar cada uno de los niveles educativos formales, sino que se toma en cuenta también la capacidad del sistema para garantizar que los estudiantes se mantengan en el sistema, que se garantice su prosecución y el logro de los aprendizajes y competencias que se presume deben ser desarrollados en cada nivel y etapa del proceso educativo.

En segundo lugar, entendemos que el conocimiento no se transmite sino que se construye, por lo que las relaciones y los roles en los espacios de enseñanza, deben sufrir modificaciones importantes con relación a las existentes en las últimas décadas.

Y en tercer lugar, por mencionar algunos de los supuestos que han variado desde entonces, entendemos que las personas aprenden de forma diferente y para contextos distintos, por lo que lo que sucede diariamente en cada escuela y en cada aula, puede o debe variar de acuerdo al contexto socio-cultural en el que se localice la escuela, de acuerdo a las necesidades y expectativas de los estudiantes y sus entornos familiares y de acuerdo a las características de aprendizaje que tenga cada grupo de estudiantes.

Partiendo de, al menos y por el momento, estos supuestos, es obvio que lo que debemos entender por “democratizar la educación“, es algo muy diferente a ampliar el acceso al sistema.

Democratizar la educación significaría, entre otras cosas, lograr una educación de calidad para todos y para cada una de las personas que participen en el sistema educativo -una educación de calidad entendiendo que el que sea de calidad es sinónimo de una educación eficaz, es decir que logre los objetivos que se propone, entre los que uno de los más importantes es el éxito de todos los que en el sistema participan.

Democratizar la educación también significaría, un cambio en las reglas de juego en los procesos de enseñanza con énfasis en el protagonismo de los estudiantes en su proceso de aprendizaje.

Y democratizar implicaría a su vez, un cambio en la distribución del poder de decisión, en cuanto al diseño curricular y su instrumentación, poniendo énfasis en la construcción de procesos de enseñanza a la medida de las escuelas y los estudiantes. Esta re-distribución del poder de toma de decisiones se daría sobre los contenidos y programas, en diversos niveles y de distintas formas, dependiendo del modelo y los niveles de autonomía que se quieran adoptar y permitiría la adecuación del proceso de enseñanza al contexto en el que se desarrolle y a las características de los estudiantes y sus familias.

Desde este punto de vista, si la Resolución 58 tiene como propósito democratizar la educación, requiere antes de instrumentarse, aclarar algunos elementos del contexto normativo en el que se inscribe, para poder afinar la estructura y procedimientos de la organización que plantea para las escuelas, y que, como es evidente, con base a las que se deberá modificar el texto vigente.

Y aunque no parezca evidente y existan instrumentos normativos de reciente data, como la Constitución y la Ley Orgánica de Educación que debería establecer claramente este contexto, hay aspectos no resueltos que no permiten establecer con claridad las características del contexto que determinarían el contenido específico de la resolución y otros que se plantean como contradicciones entre varios de los instrumentos normativos que deben determinar las características de este contexto. Adicionalmente, estos aspectos no resueltos y las contradicciones entre instrumentos, son producto, a la vez que reflejan, visiones encontradas sobre la educación y su función en la sociedad, que se encuentran presentes en Venezuela actualmente.

Como desarrollarlos todos, sería muy extenso en este espacio, mencionaremos un par de ellos, un par de importancia capital para la definición del contexto.

1. Educar ¿para qué?

De acuerdo a las declaraciones de la Ministro de Educación, los Consejos Escolares  mediante la Resolución 58, buscan “la formación para la nueva ciudadanía, para la participación protagónica y la democracia profunda“. Sin embargo, este es uno de los primeros puntos en los que se observa tanto un desacuerdo a nivel social, como discrepancias entre los instrumentos normativos y de política pública que determinan el contexto para la aplicación de dicha resolución.

En este caso, es importante que se defina, por ejemplo, qué es lo que se entiende como nueva ciudadanía, si se trata de una ciudadanía como la dibuja la Constitución vigente, o si se perfila como se dibuja en el Plan Nacional Simón Bolívar, porque de acuerdo a la Constitución, Venezuela es un país políticamente pluralista y su educación, tal como reza su artículo 102, debe respetar todas las corrientes de pensamiento, mientras que el Plan Nacional Simón Bolívar, al que se refieren tanto la LOE como la Resolución 58 a la hora de plantear el desarrollo de algunos de sus aspectos, habla de una sociedad “socialista”, lo que se traduce en una elección por un marco ideológico específico que, en última instancia, eliminaría tanto el pluralismo político como rasgo de la sociedad, como el respeto a todas las corrientes del pensamiento, en el proceso educativo.

Pero también es menester que se defina lo que se entiende como una “democracia profunda” porque de ello dependerá el tipo de decisiones que se tomarían en cada una de las instancias de la organización escolar, así como los participantes y los mecanismos de decisión que se establezcan. Y más allá de la dimensión política de la educación, el propósito de la misma, en términos de las características del ciudadano que se quiere formar en todas las dimensiones del ser y del conocimiento, van a determinar quién decide qué y cómo se decide, en cuanto al currículo, los programas de estudio, los proyectos, las estrategias de enseñanza y los contenidos.

De hecho, responder de forma socialmente concertada a la pregunta “educación ¿para qué?” determina, por una parte, la amplitud y el contenido de la educación obligatoria para una sociedad, así como, la naturaleza y dimensiones que tendrá la autonomía de las organizaciones y de los educadores para la definición de los diversos niveles de desarrollo del currículo vigente.

2. Participación y autonomía

Por otra parte y de forma complementaria, dado que ahora entendemos que la educación debe responder al contexto en el que se desarrolla y a las características de los estudiantes y sus familias, pero además, dadas las nuevas reglas del juego que implica asumir el protagonismo de los estudiantes en la construcción de conocimientos y en su proceso de aprendizaje, se hace evidente que se requieren nuevos mecanismos para garantizar la participación de los estudiantes y sus familiares, así como de los miembros de la comunidad educativa de las escuelas, en la toma de decisiones sobre algunos aspectos de la gestión escolar que antes estaban reservados al Ministerio de Educación, a los entes de administración del sistema educativo descentralizados y a los directivos de los planteles.

Para algunos de estos aspectos, ya existen antecedentes en el texto de la derogada Resolución 751, pero otros no han sido desarrollados previamente en ningún instrumento normativo, incluyendo los marcos curriculares vigentes.

Sin embargo, para tener real claridad a la hora de desarrollar dichos mecanismos, es importante revisar el contexto en el que los mismos deben desarrollarse, ya que, algunos elementos de la Resolución 58 parecieran querer apuntar a su instrumentación en escuelas que gozan de cierto grado de autonomía para la toma de decisiones y en el que los maestros y profesores tienen también un grado de autonomía suficiente para responder a las peculiaridades del grupo de estudiantes con el que le corresponda trabajar, pero dicha autonomía no está claramente establecida en la LOE, ni cuenta con la asignación de recursos necesarios para que pueda instrumentarse de forma óptima en cada una de las escuelas.

En este tema, también, las diversas posiciones expuestas hasta el momento, ante la opinión pública, reflejan puntos de vista encontrados que deben ser debatidos para poder construir un consenso que haga factible determinar, por una parte, los niveles y características de la autonomía de las escuelas y los maestros, tanto para la gestión pedagógica, como para la gestión escolar en general, y por la otra los niveles de  participación y ámbitos de incidencia de los diversos actores en la toma de decisiones para estas dos dimensiones de gestión.

Como se desprende de la discusión que se ha reflejado en la opinión pública, a través de los medios de comunicación, no existen consensos sociales en aspectos básicos y centrales que determinan el contexto de aplicación de la Resolución 58 y, por tanto, se hace necesario apuntar a su debate y construcción para poder dar un marco institucional más claro, que tendrá como obvia consecuencia una nueva redacción de esta resolución.

Navegador de artículos