Observatorio Educativo de Venezuela

Monitoreando el cumplimiento del Derecho a la Educación en Venezuela

Archive for the category “Suspensión de clases”

Otro proceso electoral que afecta el derecho a la educación en Venezuela


Como es del conocimiento de todo el país el PSUV tendrá un proceso electoral en los próximos días. Se trata de unos comicios internos para la elección de los “Jefes de los Círculos de Lucha Popular”, es decir, un proceso de elecciones internas en el que sólo participarán los militantes de esa tolda política.

Como elección interna, es un asunto privado de un partido político, a diferencia de las elecciones para cargos públicos que se consideran un asunto público, porque son de interés de todos los ciudadanos de las circunscripciones electorales en las que se desarrollen. Si bien, el CNE debe acompañar los procesos electorales de estas instancias privadas, como ha hecho en otras oportunidades con las elecciones internas de dicho partido o con las elecciones primarias de las coaliciones políticas amparadas en la plataforma de la MUD, el carácter privado de estos comicios, debería plantear, tanto por parte del ente electoral, como por parte del MPP para la Educación, así como por parte de ese partido político, la construcción de condiciones que no afecten el derecho a la educación de nuestros niños y jóvenes como sucederá en este caso.

En oportunidades anteriores, en las que el calendario electoral, ha afectado al calendario de clases en las escuelas, hemos señalado que el derecho a la educación de nuestros niños y jóvenes, en el marco de los derechos humanos y de acuerdo, tanto a las convenciones internacionales, como a nuestra propia legislación, responde al principio de prioridad absoluta, por lo que, ante un conflicto entre derechos humanos de diversos ciudadanos, los de los niños y jóvenes, siempre tienen prioridad.

Por esa razón, hemos sugerido disminuir el número de días en los que se suspenden las clases porque las escuelas son tomadas por efectivos de la FAB para depositar y resguardar el material electoral. Ese número de días se ha mantenido en un total de 5 días hábiles, más los días feriados, que corresponden al fin de semana de la elección y que incluyen, regularmente, el día de la votación.

En estas circunstancias ratificamos que la duración de este lapso no debe mantenerse y que ninguna elección debería afectar el calendario escolar, que en el peor de los casos, en los que la complejidad del proceso electoral no permita tener otra opción, se debería reducir al mínimo la cantidad de días de suspensión de clase, entregando las escuelas el viernes antes de las elecciones y devolviéndolas el lunes siguiente, con lo cual se rescatarían 3 de los 5 días hábiles que, de acuerdo a la lógica actual, se pierden.

Para el proceso electoral interno del PSUV, tal como se aprecia en la siguiente comunicación recibida en una escuela el lunes 10 de noviembre, el lapso de suspensión de actividades se mantiene, tal como si se tratara de un proceso electoral de los más complejos y utiliza para su realización la misma red de centros electorales que la que se usa en los comicios para cargos públicos de elección popular.

A pesar de ser un documento público, se tachó el destinatario para evitar incomodidades innecesarias o retaliaciones a quienes suministraron la información.

A pesar de ser un documento público, se tachó el destinatario para evitar incomodidades innecesarias o retaliaciones a quienes suministraron la información.

 

Para verificar las fechas de dicha comunicación en el calendario que, a efectos de esta elección debería haber elaborado el CNE; buscamos la documentación correspondiente en su página, pero no encontramos ese documento. Es importante recalcar que, a pesar de tratarse de un proceso privado, dado que se hace con apoyo del CNE e implica el uso de recursos públicos, el calendario debería ser un documento público que estuviera a disposición de todo el país. En este caso, con mayor razón porque al utilizar la red de centros electorales conformada en su mayoría por escuelas, el proceso afecta el normal funcionamiento de los centros educativos, así como, la dinámica de vida de los trabajadores de la educación y de las familias con estudiantes en ellos, durante y después de la realización del proceso electoral.

Por esa misma razón, también debería publicarse un listado con todos los centros electorales que se utilizarán en estos comicios y que funcionan en planteles educativos, para que sus comunidades estuvieran al tanto y pudieran tomar, con suficiente anticipación, previsiones al respecto.

Por otra parte, dada esta situación, revisamos la fuente de información sobre el calendario escolar, es decir, la página del MPPE, que, como ente rector debería haber anunciado, tanto la suspensión de clases durante el período estipulado por el CNE, como las medidas a tomar para la recuperación del tiempo perdido, pero, hasta la madrugada de este martes 11 de noviembre, no encontramos ninguna referencia a esos aspectos en la información suministrada oficialmente por el MPPE en su web.

Tal como se aprecia en la carta y como se mencionó anteriormente, el plazo para la organización de las mesas que se está tomando en este caso, es el mismo que se aplica a una elección para un cargo público, comenzando con la toma de las escuelas, acompañada con la suspensión de actividades respectiva, desde el martes anterior a las elecciones. En este caso, la comunicación dice que las escuelas se deberán entregar a la FAB el martes 18 y la elección se realiza el domingo 23, por lo que si se siguen las pautas de otros procesos electorales, buena parte de las escuelas serán devueltas a sus directivos, el día lunes posterior al acto de votación.

De acuerdo a la lógica de los cronogramas electorales anteriores elaborados y publicados por el CNE, durante los días en los que las escuelas permanecen con las clases suspendidas y bajo la custodia de la FAB, se realiza la distribución del material electoral a las escuelas, desde la instancia superior que lo recibe previamente, las auditorías técnicas previas, la instalación de las mesas, el acto de votación que inicia con la constitución de las mesas en la madrugada del domingo y culmina con el traslado de las cajas y la entrega de las escuelas a sus directivos el día lunes después de las votaciones. Insistimos que, sin afectar la calidad del proceso electoral, el tiempo empleado para todas esas actividades debe reducirse al mínimo posible, en cualquier evento electoral que se realice con la coordinación del CNE, pero en este caso, las condiciones peculiares de la elección, obligan a pensar en medidas complementarias.

Por otra parte, cabe resaltar que tomando en consideración los detalles que se pueden apreciar en la comunicación, la carta fue elaborada el 20 de octubre, pero fue entregada en la escuela el 10 de noviembre, a 8 días, de la fecha pautada para la entrega de la escuela a la FAB, de los cuales sólo 5 son días hábiles, por tanto, con muy poco margen para ajustar la programación de las clases y la planificación de los docentes, lo que, de hecho y aunque no se ha considerado como un problema en oportunidades anteriores, constituye una violación al derecho al trabajo de los docentes que, sin haber recibido notificación oportuna, es decir, con suficiente anticipación, tienen que hacer modificaciones para poder ajustarse a la suspensión de actividades, lo que compromete la calidad de su trabajo e implica un incremento innecesario, y no reconocido, de sus horas de trabajo.

Esta situación en las escuelas y a esta altura del lapso correspondiente, nos lleva a preguntar si el MPPE considerará hacer un ajuste en el calendario que permita recuperar el tiempo que se perderá por el proceso electoral, o se asumirá, como en oportunidades anteriores, que la solución sea comprimir las actividades en el tiempo restante.

No obstante, como se mencionó arriba, dado que se trata de una elección privada y que la prioridad absoluta de los derechos de los niños y los jóvenes indica que se debe dar prioridad al derecho a la educación, es imprescindible plantearse medidas que se ajusten a la naturaleza de dichos comicios. Es por ello que proponemos que el CNE acuerde con el PSUV la ubicación de los centros electorales para la realización de ese proceso en instalaciones propias, y de no ser suficientes, que utilice instalaciones alternas que no incluyan centros educativos. En ese caso, se podría mantener el calendario acordado por lo que la FAB tomaría en custodia las casas del PSUV el martes 18, para resguardar el material de votación e instalar las mesas, en lugar de tomar las escuelas.

Esperamos también que el MPPE, como ente rector del sistema educativo en Venezuela, y cumpliendo con su obligación de garantizarlo, se pronuncie en defensa del derecho a la educación de los niños y jóvenes de todas las escuelas del país y haga valer el principio de prioridad absoluta en este caso.

Finalmente, como consecuencia de esta situación y para prevenir que se repita esta situación en futuros procesos electorales, proponemos que se revise la normativa electoral y se establezca:

- Una instancia obligatoria de coordinación entre el MPPE, las Direcciones y Secretarías de Educación de los Gobiernos Regionales y Locales con el CNE para la organización del calendario electoral y su coordinación con el calendario de clases, tomando en consideración las necesidades del sector educativo de forma prioritaria y salvaguardando el principio de prioridad absoluta del derecho a la educación, así como velando por el derecho al trabajo de los educadores.

- Un lapso previo a cada proceso electoral en el que deban anunciarse de forma obligatoria y con suficiente anticipación al país, los detalles del cronograma que afectan el derecho a la educación de los estudiantes y al trabajo de los docentes.

- Y que se revisen los procedimientos desde la entrega de material hasta el conteo de votos y la realización de las auditorias postelectorales en las mesas, de forma de reducir el tiempo en el que se deban suspender las actividades en las escuelas que funcionen como centros electorales, en los futuros procesos electorales.

¡Suspendidas las clases hasta el próximo martes!


Elecciones vs Educación

A lo largo del año escolar 2012-2013, como ya sabemos todos, se realizarán 3 procesos electorales,  por lo que desde el final del año escolar pasado, buena parte de la ciudadanía se preguntaba si ello afectaría las clases y cómo haría el Estado para que el impacto de los 3 procesos electorales, fuese el menor posible sobre el desarrollo del año escolar.

Ante estas inquietudes, el 20 de agosto, el Ministerio del Poder Popular para la Educación, respondió que las elecciones, específicamente refiriéndose a las presidenciales, no afectarían el calendario escolar porque las clases se iniciarían como era tradición, el 17 de septiembre para la educación inicial, primaria y especial y el 1ro de octubre para la educación media, añadiendo que sólo las escuelas que funcionaban como centros electorales suspenderían actividades y que lo harían nada más que el viernes antes y el lunes después de la fecha de las elecciones. Para el momento de las primeras declaraciones de la ministro sobre el tema, no había sido presentado a las escuelas el calendario oficial que anualmente elabora el ministerio.

Sin embargo, el 27 de septiembre, a 10 días del inicio del año escolar y faltando 10 días para las elecciones, el MPP para la Educación hizo un cambio en las reglas del juego. El cambio implica la suspensión de las clases a partir de hoy, martes 2 de octubre, para las escuelas que ya habían iniciado actividades y la postergación del inicio de las actividades para la educación media, hasta el 9 de octubre, día en que el Plan República estaría devolviendo las escuelas a sus comunidades educativas.

Ante este anuncio, la única explicación dada por el ministerio fue que la medida se tomaba a solicitud del CNE, quién necesitaba tomar las escuelas desde hoy para instalar los equipos y llevar el material electoral, añadiendo que la decisión se había tomado con la participación del Presidente de la República.(1)

Ni en dicho anuncio, ni en las declaraciones posteriores, se ha explicado al país por qué tanto el CNE como el MPP para la Educación, tuvieron que esperar al 27 de septiembre para tomar una medida de esa naturaleza que, sin lugar a dudas, afecta el desarrollo del año escolar y obliga a modificar tanto el calendario escolar, como la programación realizada por las escuelas que iniciaron actividades el 17 de septiembre -en el caso de la educación media, esta medida implica también, tanto pérdida de días de clase, como reprogramación de actividades-. Ambas instancias tuvieron tiempo suficiente para tomar previsiones que permitieran elaborar sus calendarios de forma coordinada y anunciar esta medida con suficiente anticipación para que las escuelas, sus directivos y docentes, así como las familias y los estudiantes, pudieran hacer los ajustes correspondientes.

Cabe resaltar que, al momento de este segundo anuncio, ya había comenzado a llegar una versión del calendario escolar a algunas escuelas, versión que, por cierto, no incluye ninguna mención a los días de suspensión de actividades por razones electorales, ni cuando se suponía que serían sólo 2 días por elección, ni con la versión actualizada de la medida que implica la suspensión de actividades por 5 días por elección; porque, como son tres los procesos electorales y se trata de procesos tan o más complejos que el presidencial, se estima que para los dos procesos restantes, la cantidad de días que el CNE tomará las escuelas, será la misma, por tanto, estamos hablando, no de una suspensión de las clases, por 5 días, sino una suspensión en total, de 14 días de actividades escolares a lo largo del año. (2)

Una suspensión de días de clase de esa magnitud no puede resolverse con ajustes internos en la planificación de cada escuela y docente, sino que amerita un reprogramación del año escolar. Sin embargo, parece que aún no se ha entendido ni la importancia del tiempo escolar ni el tenor de las responsabilidades que tienen las instancias del Estado en su aprovechamiento.

En una de nuestras primeras publicaciones, explicábamos que, en Venezuela, la educación es reconocida como derecho humano, por lo tanto, en el diseño e instrumentación de las políticas públicas que le corresponden, hay una serie de premisas que deben cumplirse. La primera que nombraremos en esta oportunidad, es que  corresponde al Estado garantizar la realización del derecho a la educación de todos los ciudadanos; esto implica que el MPP para la Educación, como ente rector del sistema educativo, tiene la responsabilidad de hacer todo lo posible para garantizar que nada afecte el derecho a la educación de todos y cada uno de los ciudadanos, derecho que, como lo establece nuestra Constitución, es a una educación de calidad, por lo que cada día y cada hora es importante, en especial para los sectores que tienen menores recursos, condiciones y oportunidades.

La segunda premisa es que los derechos humanos son indivisibles e interdependientes, por lo tanto, no se puede priorizar un derecho con respecto a otros. Esto significa en la práctica, que el Estado debe garantizar todos los derechos humanos de forma conjunta y no puede sacrificar la garantía de un derecho por dar cumplimiento a otro, así el otro sea el derecho a la vida. En este caso, tanto el CNE como el MPP para la Educación, como instancias del Estado, debieron agotar todos los esfuerzos y buscar todo tipo de alternativas para garantizar, entre otras cosas, los 200 días de actividades escolares que establece la LOE que, como se verá, más adelante, no están garantizados. Y cuando nos referimos a agotar todos los esfuerzos, incluimos como una opciones válidas y deseables, tanto la reorganización del proceso de instalación de las máquinas y de dotación de materiales en los centros electorales por parte del CNE, como la extensión del calendario escolar tomando algunos días adicionales en diciembre, los tres primeros días de Semana Santa y los primeros días del mes de agosto.

Estas dos premisas debieron aplicarse también a la luz del carácter de prioridad absoluta que, por ley, tienen los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

Calendario oficial con errores y chucuto

En este enlace (Calendario escolar 2012-2013 ME) se puede bajar y ver la versión del calendario que ha llegado a algunas escuelas y que, por el membrete parece ser la oficial del Ministerio.

Como se aprecia en esta versión del calendario, y como se mencionó anteriormente, no se incluyen los días de suspensión de actividades asociados a las elecciones. Por otra parte, tanto para la educación inicial y primaria, como para la educación media, se establece el inicio de las actividades de enseñanza el 17 de septiembre, el inicio del asueto navideño el 17 de diciembre, el reinicio de las actividades el 7 de enero, el fin de las actividades de enseñanza el 4 de julio y el del año escolar, el 31 de agosto.

Así, de entrada, este documento, como “calendario escolar” para toda la educación básica, tiene errores importantes. El primero de ellos y el obviamente más notable, es fijar el inicio de las actividades de enseñanza en educación media, el 17 de septiembre cuando el ministerio, anunció como fecha oficial, primero el 1 de octubre, después el martes 9 y cuando éste hasta ha sancionado a colegios privados por haber iniciado clases en ese nivel educativo. Pero ese es sólo uno de los errores que se aprecian en esa parte del calendario. Otro error es la omisión del 12 de octubre como día feriado.

Un tercer error evidente es que en el primer lapso del calendario correspondiente a educación inicial y primaria, el período para la elaboración del informe pedagógico esté justo antes del cierre de los proyectos de aprendizaje, sin embargo, en el calendario del año pasado y en la programación de los otros dos lapsos de este año escolar, la elaboración del informe pedagógico se realiza, como es lógico, después del cierre de los proyectos de aprendizaje.

La omisión de los días de suspensión de clases por elecciones, más la del 12 de octubre como día feriado, hace que, al sumar los días hábiles de todo el año escolar, se alcancen los 200 días establecidos por la LOE, tanto para educación inicial, primaria y especial, como para educación media, que se sabe de ante mano que nunca puede alcanzar los 200 días porque sus actividades se inician, por tradición el primero de octubre. Esta forma de presentar la información resulta engañosa y en lugar de aclarar las cosas para las escuelas, lo que hace es enredarlas.

Sin embargo, si le tomamos la palabra a lo establecido en esta versión del calendario, el 12 de octubre este año debería ser asumido como un día de actividades escolares, por lo que no deberían suspenderse las clases en ninguna escuela.

Las otras fechas patrias que siempre son tomadas como feriados en el calendario escolar son: 19 de abril, 24 de junio, 5 y 24 de julio, más el Día del Trabajador. En este caso se mantienen como feriados. Lo mismo sucede con los días de carnaval y con todos los días de Semana Santa.

Otro elemento que llama la atención, es que a diferencia de lo establecido el año pasado y por ende, de la hipótesis de calendario que presentamos hace un par de publicaciones, las vacaciones navideñas comienzan el 17 de diciembre, lo que acorta aún más las posibilidades de cumplir con los 200 días establecidos por la LOE.

De hecho, si tomamos el calendario que ha llegado a algunas escuelas y aplicamos lo declarado por la ministro hasta el momento, tenemos que, en lugar de los 199 días de actividades escolares que nos daba nuestra primera hipótesis, tendremos 186 días efectivos de actividades escolares, es decir, 13 días menos, o 14 si tomamos como referencia los 200 días de actividades que son obligatorios por Ley.

En este gráfico es importante aclarar que los días de “receso no feriado” incluyen, los días del asueto navideño que se consideran hábiles para todo el mundo, más los tres primeros días de Semana Santa. Así como también, es importante decir que la reducción de los días de actividades de enseñanza y de las otras actividades escolares, como planificación, entrega de boletines informativos y realización de consejos escolares, se hizo de acuerdo a las fechas en las que caían los días de suspensión de actividades por razones electorales, haciéndose sólo un ajuste en la distribución de estos en diciembre y sin eliminar días de enseñanza, lo cual sería imprescindible para lograr una necesaria redistribución de las actividades derivada de dicha suspensión. Se espera que estos ajustes se hagan y anuncien oficialmente, por parte del MPP para la educación.

A modo de ilustración, se puede ver a continuación, como quedaría el calendario haciendo las inclusiones y resolviendo las omisiones producto de los errores cometidos por el ministerio en el documento entregado a algunas escuelas.

Dadas las características de este año escolar, y las omisiones, cambios de pautas y errores cometidos en la presentación por parte del ministerio, se hace mucho más necesario la activación de todas las comunidades educativas como instancias naturales de contraloría que puedan hacer seguimiento y velar por el cumplimiento del calendario escolar, pero también se hace necesario la activación de las organizaciones gremiales de padres y representantes, para que exijan el cumplimiento de la disposición de la LOE que establece como obligatorios 200 días de actividades escolares y la de la Constitución que establece la garantía de una educación de calidad para todos.

(1) Las declaraciones de la ministro las pueden ver nuevamente en los siguientes enlaces:

Elecciones no afectarán el calendario escolar

ME suspenderá clases desde el 2 de octubre para entregar planteles al CNE

Suspendidas las clases en todo el territorio nacional

(2) Son 14 días en lugar de 15, porque, como se verá en la gráfica que presentamos posteriormente en el texto, la versión oficial del calendario inicial el asueto navideño el día que el Plan República debería estar entregando las escuelas en el segundo proceso electoral.

De 3 – 2 y el derecho a la educación de los refugiados


El sábado pasado, de acuerdo a la información suministrada por los medios, la Ministro de Educación anunció que las clases se reiniciarían el lunes 12 de diciembre, y el calendario escolar se extendería hasta el martes 20. (*)

Este anuncio indica que de los 3 días de clase perdidos la semana pasada, sólo se recuperarán 2.

La medida de suspensión de clases fue anunciada por el gobierno nacional, el pasado martes 6 de diciembre. Esta tendría una duración de 24 horas y se aplicó al Distrito Capital y los Estados Mérida, Miranda y Vargas. El miércoles, en horas de la tarde se amplió el lapso otras 24 horas y se extendió la medida al Estado Zulia. Finalmente, la medida se mantuvo también por el día viernes en todas las entidades afectadas, sumando un total de 72 horas sin clases, 48 para el Zulia.

Hasta el sábado, de acuerdo a la información suministrada por el gobierno nacional, había 4.812 familias afectadas. Estas, sumadas a los damnificados por las lluvias del año pasado, dan un total de 29.730 familias, 131.063 personas aproximadamente, que están ubicadas en 918 refugios. (***)

No obstante la reanudación de las clases este lunes 12, el Jefe de la Zona Educativa del Zulia, anunció que unas 95 escuelas, ubicadas en su mayoría en La Guajira, las clases se reanudarán el 9 de enero. (**)

Por sus declaraciones se entiende que algunas de estas escuelas se están utilizando como refugios, por lo que el regreso a clases dependerá realmente de que se haya dado la reubicación de los damnificados, ya sea porque regresaron a sus casas, porque le fueron asignadas nuevas viviendas o porque se cambiaron a otros refugios.

El jefe de Zona, “pidió “apoyo del personal docente, administrativo y obrero de las escuelas donde se suspendieron las clases, para colaborar con los damnificados que estén allí, para proteger y evitar el deterioro de las mismas””. (**)

Sin embargo, un llamado como éste no es suficiente porque, hay que recordar que, entre los 131 mil damnificados hay niños y jóvenes a los que hay que garantizarle todos sus derechos, entre ellos, el derecho a la educación, por lo que se espera que en los refugios se tomen todas las medidas que permitan que ellos sigan asistiendo a sus clases, ya sea en sus escuelas iniciales, en escuelas cercanas a los refugios o en los mismos refugios y que las actividades educativas que se desarrollen en todos los casos sean de calidad, tal como lo establecen la Constitución y los tratados internacionales en los que se caracteriza el derecho a la educación.

En este tema, como país, nuestra meta debe ser que ni un sólo niño o joven pierda ni un sólo día de clases al año.

(*) ver noticia en: http://www.acn.com.ve/movil/noticia.php?id=37063
(**) ver noticia en: http://zulia.me.gob.ve/noticia.php?id_contenido=1273
(***) ver noticia en: http://m.el-carabobeno.com/index.cfm/articles/show/25064

Cerca de millón y medio de estudiantes de Educación Básica sin clases las próximas 24 horas


Las lluvias, fuertes y sostenidas, que se han registrado en el país en los últimos días, comienzan a tener consecuencias en algunos estados. Derrumbes, desbordamientos e inundaciones los han afectado de diversas formas y con intensidades diferentes. Esta es la razón por la que, la noche del martes 6 de diciembre, el ejecutivo nacional, primero en boca de la Ministro del Educación Universitaria y luego en la del propio Presidente de la República, anunciara la suspensión de clases por un lapso de 24 horas en el Distrito Capital y los Estados Mérida, Miranda y Vargas, en todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

Esta medida afecta a 1.495.881 estudiantes, 1.365.317 niños y jóvenes de Educación Básica (Inicial, primaria y secundaria) de escuelas oficiales y privadas, más 130.564 estudiantes de planteles de educación especial y de adultos. En total, estamos hablando del 19,34 % de los estudiantes de Educación Básica de todo el país.

Estos estudiantes están distribuidos en las 4 entidades, de la forma siguiente:

La medida también afecta a las instituciones de Educación Universitaria ubicadas en esas 4 entidades. Sin embargo, en sus declaraciones, la Ministro indicó que se trataba de “Universidades Nacionales Experimentales y Politécnicas Territoriales (UPT), Institutos de Tecnología y Colegios Universitarios oficiales” y exhortó a las Universidades Autónomas a considerar la aplicación de esta medida (1).  La cifra total de estudiantes que no tendrán clases en este sub-sistema dependerá entonces, de la decisión que tomen las universidades autónomas al respecto.

Las razones:

En estas entidades se han registrado algunos derrumbes, inundaciones y desbordamientos de ríos. No obstante, de acuerdo a las declaraciones del Presidente de la República, se trata de una medida para “aliviar un poco el tránsito y bajar los riesgos de mucha gente en la calle (…) y para facilitar el despliegue de las unidades de Protección Civil y de la Fuerza Armada” (2)

Si bien se entiende que minimizar los riesgos y facilitar la acción de las organizaciones encargadas de atender este tipo de situaciones, puede ser necesario en este momento, también se entiende que el territorio de estas entidades no ha sido afectado de forma homogénea, por lo que se esperaría que se tomaran medidas más precisas, en especial con los antecedentes que tenemos en el país y dado que las lluvias comenzaron hace varios días. De hecho, a finales del año pasado tuvimos una suspensión de clases que afectó a más del 50 % de los estudiantes de Educación Básica del país, por una medida que no consideró con precisión lo sucedido en las entidades afectadas. A esta altura, ya deberíamos haber aprendido y haber desarrollado un sistema de alertas que permita al ejecutivo tomar las previsiones necesarias, desarrollar acciones preventivas y aplicar medidas correctivas con mucha precisión.

Por otra parte, el pronóstico del tiempo, de acuerdo a la página del INAMEH (3), indica que seguirá lloviendo, no las próximas 48 horas como indicaba el Presidente en sus declaraciones, sino los próximos días, por lo que se pueden presentar derrumbes, inundaciones y desbordamientos en otras entidades e incrementarse los que se están experimentando en las 4 entidades afectadas por la suspensión de clases. Frente a esta amenaza potencial, también se esperarían previsiones y acciones preventivas por parte de los gobiernos, nacional, regionales y locales.

Cada día de clases cuenta:

Dado lo ajustado del calendario escolar, cada día de clases es importante y cada suspensión, por las razones que sea, debe tener como consecuencia una programación especial para recuperar el tiempo perdido.

En lo que va del mes de diciembre, con la suspensión de clases anunciada para mañana, se han perdido dos días de actividades en las escuelas. El primero, totalmente injustificado, se perdió el viernes pasado por la realización de la Cumbre CELAC. El segundo, justificado de forma parcial, será este miércoles 7. Esto ameritaría una reprogramación del calendario escolar que implicaría su extensión dos días, uno para las escuelas que no se encuentran en las cuatro entidades afectadas por la suspensión de hoy. Sin embargo, esta es una medida que debe decretarla el MPP para la Educación para que se haga efectiva en todas las escuelas.

Mientras se logra que se decrete esta reprogramación del calendario o si esta no se llega a hacer efectiva, como sucedió el año pasado frente a una suspensión de clases por más tiempo, queda en manos de las comunidades educativas -padres, estudiantes y docentes- el tomar las previsiones necesarias para reprogramar las actividades de aprendizaje, de forma que se garantice el derecho a la educación de los estudiantes, con la misma calidad que si no se hubiesen suspendido las clases, uno o dos días.

(1)  http://www.mppeu.gob.ve/web/index.php/noticias/show/id/4133

(2) http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/111206/gobierno-suspende-clases-en-vargas-miranda-distrito-capital-y-merida

(3) http://www.inameh.gob.ve/

Post Navigation

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.396 seguidores